Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hotel Vela de Barcelona abre sus 473 habitaciones

El establecimiento cuelga el cartel de completo para este fin de semana

El hotel Vela de Barcelona inicia su travesía con la entrada en funcionamiento de sus 473 habitaciones. Un establecimiento del grupo norteamericano W, que ha sido construido por el arquitecto Ricardo Bofill quien lo define como una "escultura marina".

Si por fuera la silueta del hotel es cambiante, por dentro su decoración es todo un contraste. Pasillos rojos con poca iluminación y habitaciones de tonos claros que se abren al mar, a la ciudad y a la fachada industrial del puerto de Barcelona. Una terraza con piscina se asoma a la playa de la Barceloneta con una perspectiva nueva de la ciudad: de mar a tierra.

Bofill defiende el diseño del hotel, que fue rebajado de los 178 metros iniciales a los 100 finales, y sale al paso de las críticas que ha provocado con la afirmación que es una nueva parte de la ciudad en la que se mezcla todo "el barrio de toda la vida de la Barceloneta con un hotel de lujo".

El hotel abre con 300 habitaciones ocupadas y un lleno para el fin de semana. En él trabajarán 400 personas. Tiene dos restaurantes, uno de ellos de cocina de autor de la mano de Carlos Abellán que se asoma a una terraza sobre el mar. En el último piso, el 27, se ha ubicado el lounge bar Eclipse.

Tiene siete categorías de habitaciones -con un precio medio de 300 eruos- , todas ellas con grandes cristaleras. La instalación tiene 2.500 metros cuadrados de salones de reuniones y congresos. El establecimiento pretende hacerse un hueco también en la noche barcelonesa con música en sus terrazas. Junto con el hotel se ha abierto la plaza que lo rodea y que se asoma al nuevo dique.