Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero insiste en que la subida de impuestos afectará a las rentas altas

El presidente del Gobierno la justifica en la "solidaridad" entre españoles.- El empleo no se recuperará hasta el segundo trimestre de 2010

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha justificado la subida de impuestos que recoge el proyecto de presupuestos generales del estado aprobada por el Consejo de Ministros el pasado sábado en la "solidaridad" entre españoles, en la necesidad de "salir todos juntos" de la crisis y en mantener la mejora del estado del bienestar de las dos últimas legislaturas que han supuesto leyes como la de Dependencia, las subidas de las pensiones o las ayudas por nacimiento de hijos.

En una entrevista concedida a la Cadena SER, el presidente del Gobierno ha tratado de explicar las líneas generales de los próximos presupuestos y ha asegurado que la prioridad es la recuperación económica y del empleo sin perder prestaciones ni endeudar al país.

Zapatero ha recordado que sólo para el Gobierno central se prevé un déficit del 5,4% en 2010, a lo que habrá que sumar el de comunidades autónomas y entidades locales. Pese a que la deuda del Estado es mucho menor que la media europea, el presidente ha dicho sentirse responsable del futuro del país, lo que le impide optar por aumentar dicha deuda que implicaría "una gran subida de impuestos a medio plazo o un recorte de servicios", por lo que "hay que ahorrar y que los ciudadanos ingresen más" dinero a las arcas públicas.

El presidente ha asegurado que una subida de impuestos como la planteada "es aceptable" y ha insistido en que el mayor impacto se lo llevarán las rentas más altas y que lo que más afectará a las clases medias es la retirada de la deducción de 400 euros en el IRPF, una medida que Zapatero ha vuelto a relacionar con las diferencias enntre la coyuntura económica actual y la que vivía España cuando se aprobó, con una inflación del 5% y las hipotecas disparadas.

Además, ha recordado que el apartado de las prestaciones por desempleo se llevarán 15.000 millones de euros en 2010, lo que ha admitido que supera a los casi 11.000 millones que el Gobierno prevé recaudar en dos años con la subida de impuestos aprobada el pasado sábado.

El presidente del Gobierno ha recordado que durante su mandato se ha logrado una presión fiscal menor que la que heredó cuando llegó al Gobierno y que solo ahora se acerca a la media europea. Por ello, ha pedido a los españoles "un esfuerzo" para ayudar al país a salir de la crisis cuanto antes, aunque ha recordado que "tan importante como salir de ella es que salgamos todos juntos".

Sobre el futuro a corto y medio plazo de la situación económica, Zapatero ha afirmado que, aunque quedan meses de más paro y todavía "es prematuro" hacer cualquier anuncio, se volverá a crear empleo en el segundo trimestre de 2010, para cuando el Ejecutivo calcula que se recuperarán tasas positivas.

Además, ha reiterado que "el momento más duro" de la crisis ya ha pasado y que ahora queda la gran tarea de la recuperación y de afrontar los altos niveles de paro, punto en el que ha vuelto sobre la necesidad de pedir un "pequeño esfuerzo" a los ciudadanos a través de los impuestos para mantener la protección social.

Críticas a la CEOE

El presidente del Gobierno también ha insistido en sus críticas a "los poderosos" a quienes ha identificado como aquellos que "han pedido al Ejecutivo que rebajara las condiciones del despido y que restringiera los derechos de los trabajadores a la vez que pedían una rebaja de las cotizaciones y más ayudas para sus sectores".

Sin embargo, el Consejo de Ministros finalmente ha aceptado una reducción de cinco puntos (del 25% al 20%) en el impuesto de sociedades para las pequeñas y medianas empresas que mantengan el empleo o lo incrementen.

Zapatero también ha recordado que la reforma laboral solo se hará cuando haya consenso entre los agentes sociales cuyo objetivo es "que haya mejores trabajos, no peores condiciones laborales".

En este sentido, el jefe del Ejecutivo ha insistido en que cuando España salga de la recesión tiene que estar preparada "para poder crear empleo", para lo que hay que mantener "la inversión en infraestructuras, en I+D+i y en crear un nuevo modelo de crecimiento".

Discrepancias internas

El presidente del Gobierno también ha negado las discrepancias internas que la política económica está provocando en el PSOE y ha destacado la "unidad" del partido así como el apoyo al Ejecutivo. Además, ha descartado también haber arrinconado a la vieja guardia del partido.

Zapatero ha precisado que se siente "un dirigente político que, desde el primer día en que fui elegido en julio de 2000, he tenido un apoyo impresionante de mi partido, de los militantes y dirigentes".

Además, ha destacado la transparencia que existe dentro del PSOE.