Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jurado declara culpable a la turista belga que mató a su hijo al nacer

La fiscalía la acusaba de asesinato, pero finalmente será condenada a una pena menor por imprudencia

El jurado popular ha declarado culpable por ocho votos a uno a la turista belga juzgada en la Audiencia de Barcelona por ahogar a su hijo recién nacido en un hotel de Santa Sussana (Maresme), cuando se encontraba de vacaciones con su familia, en el mes de julio de 2006. Inicialmente, la fiscalía acusaba a la mujer de un delito de asesinato y solicitaba para ella 20 años de prisión pero al acabar el juicio le imputó un delito de imprudencia con resultado de muerte y sólo solicitó una pena de dos años.

Los miembros del jurado han tenido en cuenta también que la mujer

sufrió un shock hipovolémico por pérdida de sangre y una "merma importante

de sus capacidades psíquicas".

La juez que presidió el caso está obligada ahora a dictar una sentencia en los términos del veredicto del jurado, con lo que la mujer, que se encontraba en libertad, podría abandonar España y regresar a Bélgica.

Katrien H., de 35 años, decidió la mañana del 24 de julio de 2006 parir sola en la bañera de un apartamento en el que se encontraba de vacaciones. Previamente, le sugirió a su marido que se marchara a dar una vuelta con los otros tres hijos menores, porque no se encontraba bien. La fiscalía considera que el hombre desconocía el embarazo y que la mujer iba a dar a luz.

Una vez sola, la mujer llenó la bañera de agua, se arrancó la placenta tirando del cordón umbilical y ahogó al niño. Después envolvió el feto en toallas y lo tiró todo en una bolsa, según el relato del fiscal.