Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conde-Pumpido erradicará las conductas "corruptas" aunque no siempre resulte "grato"

El presidente del Supremo cifra en más de seis mil millones de euros el dinero pendiente de litigio en la sala de lo Contencioso

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, ha subrayado en el discurso pronunciado ante el Rey en el solemne acto de apertura de Tribunales que la sociedad exige el esfuerzo "no siempre grato" de "erradicar las conductas corruptas, vengan de donde vengan, sean quienes sean sus autores y sea cual sea su estrategia de defensa". El fiscal general indicó que el número de diligencias de investigación abiertas por la Fiscalía Anticorrupción ha subido en más del 100% en el último año.

Aunque Conde-Pumpido no mencionó directamente el caso Gürtel, la referencia a erradicar las conductas corruptas "sin más límites que los que marca el propio ordenamiento y sin otra presión que la autoexigencia en el cumplimiento del deber", no pasó desapercibida en un acto al que asistían la secretaria general del PP, Soraya, Sáenz de Santamaría, el coordinador de Justicia Federico Trillo y el consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados. Al acto asistieron también el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, la presidenta y magistrados del Tribunal Constitucional, y altos dignatarios de las instituciones judiciales.

Tanto el caso Gürtel como las querellas contra el juez Baltasar Garzón han planeado sobre el Salón de Plenos del Tribunal Supremo con sendas referencias del fiscal general y del presidente del Supremo, Carlos Dívar. El presidente del Tribunal Supremo se refirió en su discurso a las "críticas aparecidas recientemente respecto de la actuación de la Sala de lo Penal de este alto tribunal y de sus dignísimos magistrados", en alusión a las suscitadas por la imputación del juez de la Audiencia Nacional por su investigación del franquismo.

Descenso de litigios

El presidente del Tribunal Supremo dio cuenta de un espectacular descenso, cercano al 40%, del número de litigios pendientes de resolución en los últimos tres años y agregó que las Salas de lo Penal, de lo Social y de lo Militar ya están resolviendo los asuntos antes de que transcurra un año desde su ingreso. La Sala de lo Civil se encontrará en esa situación en 2010 y la de lo Contencioso-Administrativo, la que tradicionalmente padece la mayor acumulación de asuntos, podría estar al día en 2012.

Dívar explicó que en la Sala de lo Contencioso se deciden definitivamente litigios cuya importancia económica global "es de tal envergadura que puede tener incidencia directa en el funcionamiento de la economía nacional". Según Dívar, sólo en la Sección Segunda de lo Contencioso la cuantía total que se encuentra en litigio en el total de los pleitos pendientes asciende a unos seis mil millones de euros (un billón de las antiguas pesetas), cifra equivalente al triple del presupuesto de todo el Ministerio de Justicia para el año 2009.

"Mientras no se alcance la definitiva puesta al día de todo el Tribunal, esa ingente cantidad de dinero, que podría estimarse en varios miles de millones de euros más en el conjunto de todas las Salas, se encuentra congelada y no revierte en el circuito económico, bloqueando múltiples expectativas personales, empresariales e institucionales". El fiscal del Estado, en otro momento de su discurso subrayó que ha propuesto una reformad de al ley de bases de régimen local para poder disolver las corporaciones locales cuando el partido que las sustenta ha sido declarado ilegal por el Tribunal Supremo.

Conde-Pumpido también se refirió a la reforma del principio de Justicia Universal, "no parta limitarlo", dijo, "sino precisamente para asegurar su ejercicio serio riguroso y eficaz, haciéndolo efectivo con el alcance con que la Justicia española pueda responder de un resultado real, generando en las víctimas esperanzas de reparación que efectivamente puedan colmarse, en lugar de resultar frustradas".