Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendida hasta el amanecer la búsqueda de los imigrantes desaparecidos cerca de Perejil

Un patrullero de la Armada se incorpora al operativo para encontrar a más ocupantes de la patera naufragada, en la que viajaban entre 40 y 60 personas.- De momento, se ha rescatado del mar a 11 supervivientes y 8 cadáveres

La segunda jornada de búsqueda de los inmigrantes desaparecidos este sábado cerca del islote Perejil al hundirse una patera se ha cerrado este domingo por la noche sin que se haya encontrado ningún náufrago. Este lunes por la mañana se reanudarán las labores de búsqueda, aunque no hay esperanza de encontrar supervivientes. Marruecos se ha hecho cargo de la investigación del suceso.

El patrullero de la Armada española P-114 se incorporó este domingo a las labores de búsqueda de los inmigrantes desaparecidos y se suma así a los medios dispuestos por Salvamento Marítimo, la Guardia Civil y la Cruz Roja para rastrear la zona en la que se hundió la embarcación. En la operación también está colaborando la Marina marroquí puesto que el naufragio se produjo en aguas jurisdiccionales de Marruecos.

Hasta el momento se han rescatado 11 supervivientes y se han hallado ocho cuerpos sin vida (de los que siete pertenecían a mujeres) de inmigrantes subsaharianos que han sido trasladados a Marruecos. El testimonio de los ocupantes de la patera que han podido ser rescatados con vida ha permitido determinar que en la embarcación viajaban entre 40 y 60 personas, entre las que había al menos bebés, según fuentes.

Los once inmigrantes subsaharianos que fueron rescatados con vida han sido presentados este domingo ante la Fiscalía marroquí. Los siete hombres y cuatro mujeres comparecieron en el Tribunal de Primera Instancia de Tánger, en espera de que el juez decida sobre su futuro.

Varias ONG que trabajan con inmigrantes subsaharianos en Marruecos subrayaron que lo más probable es que finalmente los supervivientes del naufragio sean enviados a la frontera con Argelia, a la altura de Ujda, para ser expulsados fuera del país.

Por su parte, los ocho fallecidos que fueron localizados, de edades comprendidas entre los 18 y los 27 años, se encuentran en el depósito municipal de cadáveres de Tánger y antes de proceder a practicarles la autopsia se les han realizado pruebas de ADN y otro tipo de reconocimientos, como fotos de posibles tatuajes o marcas corporales, para facilitar su identificación.

Fuentes de la Cruz Roja han indicado que el operativo se ha ampliado a la costa de Ceuta, donde a última hora de la tarde del sábado se localizó en la playa fronteriza de Benzú (una pedanía de la Ciudad Autónoma) un par de zapatillas que presuntamente pertenecían a los que viajaban en la embarcación siniestrada.