Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ATENTADO DE ETA

Rubalcaba: "Es un atentado fallido que buscaba víctimas mortales"

La explosión de una furgoneta de ETA en la casa cuartel de la Guardia Civil de Burgos, cargada con 200 kilos, deja 65 heridos leves.- Dormían en el edificio 117 personas, de ellas 41 niños.- No hubo aviso previo

"Un gran atentado fallido que buscaba víctimas mortales". Así ha definido el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, el ataque que ETA cometió en la madrugada del miércoles contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Burgos. "Esta noche dormían en los pisos casi 120 personas, de los que 41 eran niños, lo que pone de manifiesto el carácter especialmente canalla del atentado", ha asegurado el titular de Interior en una rueda de prensa tras visitar la zona afectada. La furgoneta bomba de ETA explotó junto a la casa cuartel, entre la calle Jerez y la avenida Cantabria. La explosión, que se produjo en torno a las cuatro de la madrugada y sin aviso previo, ha dejado 65 heridos leves, entre agentes y familiares.

Los heridos sufren fundamentalmente cortes y pequeñas heridas, aunque han sido dados ya de alta, según ha confirmado el ministro del Interior. Todas las personas que estaban en la casa cuartel, un total de 117, de las cuales 41 son niños, han sido realojados por la Subdelegación del Gobierno en la Residencia Militar de Oficiales General Yagüe de Burgos y en algunos pisos de familiares y amigos, informa Manuel Altozano. Otros 80 vecinos de los alrededores, que también han tenido que ser evacuados, en su caso por el Ayuntamiento, han podido volver a sus casas salvo los dos últimos portales de la calle Jerez. Todavía quedan 14 personas de edificios afectados que no han sido realojadas.

Sin llamada de aviso

Según han confirmado fuentes de Interior, la furgoneta, un Mercedes Vito de color blanco, había sido colocada 14 horas antes del atentado. Los etarras habían puesto al vehículo unas placas de matrícula falsificadas correspondientes a un vehículo similar de un vecino de una localidad próxima a Burgos. Esta circunstancia hizo que los controles establecidos por los servicios de seguridad no avisaran sobre la presencia de la furgoneta.

El atentado ha causado cuantiosos daños materiales tanto en el edificio como en las casas colindantes. Han aparecido trozos del coche a 200 metros del lugar del siniestro. La cantidad de explosivo empleado por ETA podría alcanzar los 500 kilos, según ha informado la cadena SER. Rubalcaba no ha precisado la cantidad ni el tipo empleado, pero ha subrayado que era una bomba "de una potencia importantísima". Se desconoce la composición de la bomba, aunque se baraja que pueda tratarse de amonitol, un explosivo de efecto devastador utilizado por ETA en al menos cuatro ocasiones desde 2008. El amonitol, de manejo extremadamente delicado y de alto poder destructivo, es una mezcla de amonal -nitrato amónico y polvo de aluminio- al que se le añade nitrometano, un aditivo utilizado como potenciador en los combustibles de aeromodelismo. ETA comenzó a experimentar con este explosivo a finales de 2007, después del robo de 2.000 litros de nitrometano en Francia.

La explosión provocó un gran cráter en el suelo de siete metros de diámetro y un metro y medio de profundidad y afectó a las 14 plantas de la casa cuartel, las primeras de las cuales quedaron "prácticamente destruidas", según ha informado el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo. Los bomberos del Ayuntamiento de Burgos, en una primera evaluación de la casa cuartel, han señalado que pese a los destrozos causados en la fachada, no tiene daños estructurales, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Burgos, que espera no obstante que en los próximos días se haga un estudio en profundidad del inmueble.

"Los demócratas españoles sabemos que nos enfrentamos a una banda de asesinos; hoy además sabemos que son asesinos salvajes y enloquecidos, lo que les hace más peligrosos pero no más fuertes", ha indicado Rubalcaba. Esta vez no ha habido ninguna llamada previa de aviso o reivindicación, lo que según el ministro es habitual cuando el ataque va dirigido contra la Guardia Civil. Los terroristas cargaron el vehículo con el explosivo y lo aparcaron previsiblemente el martes por la tarde, a 16 metros de la fachada posterior del cuartel, según fuentes de la investigación. El vehículo estaba en la parte de atrás del cuartel, donde dormían agentes y sus familias.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que ha visitado el lugar del accidente junto a Alejo ha señalado que, por todos los indicios y los detalles "ETA ha visitado Burgos con intención de matar y de hacer el mayor daño posible". En el mismo sentido se ha pronunciado el vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, quien ha asegurado que la organización terrorista buscaba "una matanza indiscriminada". En declaraciones a la SER, el delegado de la Junta de Castilla y León en Burgos, Jaime Mateu, ha señalado que ha sido "un auténtico milagro" que no se hayan registrado más daños personales, a la vista de cómo ha quedado el lugar.