Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alerta en la nuclear de Ascó I al registrar sucesivas alarmas por radiactividad

La central deberá reemplazar el sistema de ventilación, contaminado por la fuga de 2007

La nuclear de Ascó I (Tarragona) ha registrado este miércoles sucesivas alarmas al dispararse los detectores de radiactividad en repetidas ocasiones, ha informado el Consejo de Seguridad Nacional (CSN). Tras el aviso la central ha aislado el sistema de ventilación del edificio de contención para contener el posible escape de elementos radiactivos, aunque al parecer no había riesgo alguno. "En ningún momento se ha producido aumento alguno del nivel de radiación", han dicho portavoces de la nuclear propiedad de Endesa e Iberdrola.

La central, parada por recarga, acumula un extenso historial de falsas alarmas por radiación. En distintas zonas de la central persisten aún partículas procedentes del escape de 2007 que Ascó no ha detectado o podido limpiar. Ello provoca desajustes como el estado del sistema de ventilación, que deberá desmontarse al retener aún partículas procedentes de aquella fuga.

La descontaminación del sistema de ventilación, por el que la central escupió radiactividad al exterior hace dos años, ha resultado imposible: tras meses de raspados y cepillados no se ha logrado eliminar la radiactividad del conducto. En las próximas semanas deberá desmontarse y almacenarse como residuo de baja intensidad, confirman fuentes de la central.

Ascó había acoplado filtros en el extremo del tubo, un conducto de un metro de diámetro, para evitar que las partículas retenidas se emitieran al exterior. El método no convenció al CSN y Ascó deberá sustituir el sistema de ventilación.