Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El accidente del telesilla de Sierranevada se debió a fatiga del material

La investigación se ha basado en un informe interno y dos externos

La investigación del accidente del telesilla Emile Allais de Sierra Nevada en el que resultaron heridas 23 personas el pasado 2 de marzo ha determinado que el siniestro se produjo por fatiga del material, que causó la fractura de uno de los tornillos que sujetaba el balancín.

Éstas son las conclusiones preliminares de esta comisión, encargada por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, que ha contado con un informe interno y dos externos sobre las causas del accidente, según ha informado hoy en un comunicado Cetursa, la empresa pública que gestiona la estación invernal.

Además, los técnicos también han analizado los protocolos de atención y evacuación de los heridos, la asistencia a los familiares y la intervención de las compañías de seguros.

A partir de estos tres informes, la comisión ha determinado que el balancín de diez poleas que estaba montado en el lado de subida de la pilona 4 del telesilla Emille Allais estaba fijado a la cruceta con cuatro tornillos de 30 milímetros de diámetro.

Uno de los dos tornillos ubicado en el exterior de la placa del balancín y que lo sujetaba a la cruceta de la pilona se fracturó por fatiga del material, lo que motivó que el otro tornillo enfrentado a éste se doblara de forma que los dos restantes tuvieran que soportar todo el peso del balancín, el cable y las sillas.

Sin embargo, estos últimos tornillos "no pudieron aguantar" el par al que estaban sujetos y se rompieron "al instante", causando finalmente la caída del balancín.

Cetursa apunta a que una investigación más detallada del tornillo en un laboratorio especializado en el estudio de materiales será la encargada de determinar "con más exactitud" las causas de la rotura del primer tornillo, aunque adelanta que ninguno de los tres informes refiere como posibles causas justificativas de la rotura la explotación del remonte o sus labores de mantenimiento.

Asimismo, el departamento jurídico de Cetursa ha destacado la "máxima colaboración" prestada por la compañía de seguros con la que Sierra Nevada tiene concertada la póliza de responsabilidad civil, ya que poco después del accidente contactaron con los lesionados, enviaron a sus médicos para evaluarles las heridas, ofrecieron sus clínicas para las rehabilitaciones y asumieron los gastos.

De hecho, Cetursa detalla que la aseguradora ya ha indemnizado a los lesionados que renunciaron a personarse en el juzgado y ha adelantado "cantidades significativas" a los damnificados que así lo solicitaron, a cuenta de la futura indemnización que les corresponderá cuando completen su curación.

La dirección de Montaña de Sierra Nevada señala en su informe que nunca se había presentado una eventualidad que afectara a un número tan elevado de personas a la vez, pero que la respuesta fue "rápida y eficaz", tanto para los heridos como para los pasajeros inmovilizados en el remonte puesto que "se siguieron los protocolos de actuación previstos, que han demostrado su utilidad".

Por su parte, la dirección de Personal, encargada de atender a las familias de los afectados, establece en sus conclusiones que el dispositivo actuó con "diligencia y prontitud", adecuándose a las circunstancias de cada uno y cumpliendo los objetivos, tanto de minimizar la afectación anímica, como de atender las necesidades logísticas de sus familiares.

La empresa constructora e instaladora del Emile Allais ya ha enviado un nuevo balancín con un diseño mejorado con respecto al que se desprendió la mañana del pasado 2 de marzo, después de que el Juzgado de Instrucción 2 de Granada encargado del caso autorizara su instalación de cara a la próxima temporada.