Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Hemos pasado del no a la guerra al sí al crimen de guerra"

Abogados, jueces, fiscales, sindicatos y asociaciones de defensa de derechos humanos presentan un manifiesto con 329 firmas en contra de la limitación de la justicia universal

Jueces, abogados y fiscales y las principales asociaciones de defensa de los derechos humanos, como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, han presentado hoy un manifiesto con más de 300 firmas contra la limitación de la justicia universal en España. PSOE y PP han pactado restringir la admisión de causas internacionales a los casos en que haya víctimas de nacionalidad española. Ambos partidos han aprovechado el proyecto de ley de reforma de la legislación procesal para la implantación de la Oficina Judicial para incluir una enmienda que limite la jurisdicción universal. De salir adelante el pacto entre los dos partidos mayoritarios, dejarían de juzgarse en España casos como el genocidio maya, la represión a los practicantes de Falun Gong en China o el bombardeo selectivo en Gaza, entre otros.

En la presentación del manifiesto, los abogados de las víctimas han criticado las formas en que se pretende llevar a cabo esta limitación de la jurisdicción universal "a hurtadillas" y los motivos: "presiones políticas y diplomáticas". Gonzalo Boye, abogado de los casos de Guantánamo e Israel, recordó las palabras de la ministra de Exteriores israelí cuando poco después de admitirse a trámite en España la querella contra el lanzamiento de una bomba de una tonelada sobre el barrio más poblado de Gaza, causando la muerte de 14 civiles, entre ellos, muchos niños, declaró que su homólogo español, Miguel Ángel Moratinos, le había asegurado que iba a cambiar la ley que hasta ahora ha permitido investigar estos delitos en España. "Hace una legislatura y media, España era el país del no a la guerra y ahora se ha convertido en el país del sí al crimen de guerra", concluyó Boye.

Los padrinos del manifiesto han insistido en que las causas de justicia universal que están abiertas en España no suponen el 0,0005% de los casos pendientes en la justicia española, por lo que no es cierto que la investigación de posibles genocidios en China, Guatemala o el Sáhara esté colapsando la justicia española e impidiendo que avancen otras causas. "Supone una carga de trabajo insignificante", ha afirmado Ignacio González, de Jueces para la Democracia.

El manifiesto, de cinco puntos, establece el principio de justicia universal como "una conquista irrenunciable de toda sociedad democrática" y recuerda: "El derecho internacional vigente obliga a todos los estados a perseguir, por su especial gravedad, ciertos crímenes internacionales, se produzcan donde se produzcan y con independencia de la nacionalidad de los agresores y sus víctimas".

Boye ha explicado que las víctimas del bombardeo de Gaza, nunca podrían pedir justicia en Israel porque los autores no pueden juzgarse a sí mismos. Carlos Iglesias, defensor de los practicantes de Falun Gong, añadió que en su caso, tampoco podrían acudir a la Corte Penal Internacional puesto que China no ha firmado el Estatuto que reconoce esa corte.