Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Asamblea de Madrid pide al Gobierno que no autorice manifestaciones los días de pleno

Rodríguez exige a a Valcarce y a Rubalcaba que "depuren las responsabilidades de los convocantes de la manifestación del jueves", que acabó en disturbios

Una manifestación se caldea y los trabajadores amenazados de despido desbordan el cordón policial y tiran piedras y tuercas contra la Asamblea de Madrid. ¿Cuál es la solución que aporta el PP para que no vuelva a ocurrir? Prohibir las manifestaciones en los días de pleno. Así lo ha pedido la presidenta de la cámara regional, Elvira Rodríguez, a la delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcarce, y al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que "no vuelvan a autorizar manifestaciones" frente al parlamento de Madrid "durante la celebración de sesiones plenarias".

Elvira Rodríguez, que ha denunciado ante el Juzgado de Instrucción los hechos ocurridos ese día dentro y fuera del Parlamento, ha enviado sendos escritos a Valcarce y a Rubalcaba en los que les pide que "depuren las oportunas responsabilidades de los convocantes de la manifestación del pasado jueves". En dichos escritos, la presidenta realiza una exposición de los "gravísimos" sucesos acontecidos ese día y explica que la manifestación "acabó con la superación del cordón policial, con un herido y con el lanzamiento de objetos contundentes contra la sede parlamentaria".

Además, solicita a ambos que no autoricen más manifestaciones los días de pleno, "con el objetivo de preservar el libre ejercicio de los derechos constitucionales de los diputados y el normal funcionamiento de la Asamblea". Rodríguez cree que los convocantes de la concentración son responsables de "incumplir los extremos de la autorización administrativa, que obliga a no perturbar el libre ejercicio por los demás ciudadanos de sus derechos y libertades, y a hacer posible la prestación de servicios públicos esenciales y el mantenimiento de la seguridad ciudadana". La presidenta considera también que los convocantes pudieron haber cometido delitos tipificados en los artículos 494 y 497 del Código Penal, que prevén penas de prisión por promover, dirigir o presidir manifestaciones ante la sede de una Asamblea Legislativa y por perturbar gravemente el orden de sus sesiones, según la denuncia que ha interpuesto.

"Camino del aislamiento"

Además de denunciar los hechos y de pedir que nadie pueda manifestarse a las puertas de la cámara, Rodríguez está estudiando suspender la entrada de invitados a los plenos, medida que podría empezar a aplicarse en la sesión plenaria del próximo jueves, según han confirmado fuentes parlamentarias. La portavoz del PSOE, Maru Menéndez, ha acusado a la presidenta de situar a la Asamblea en el "camino del aislamiento"; y la de IU, Inés Sabanés, ha criticado la "prepotencia" e "insensibilidad" del PP hacia los trabajadores que se manifestaron el pasado jueves porque pueden perder su puesto de trabajo. El portavoz del PP, David Pérez, ha ofrecido su "apoyo a cualquier medida que garantice el desarrollo de las sesiones plenarias" y ha subrayado que "siempre son invitados del PSOE e IU los que alteran el orden en

esta cámara".

La manifestación de los disturbios ocurrió durante el pleno del pasado jueves, cuando varias decenas de trabajadores de Iveco-Pegaso, Arcelor Mittal y BP Solar, afectados por expedientes de regulación de empleo (ERE), fueron expulsados de la Cámara por proferir gritos contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Los diputados de la oposición se pusieron de parte de los trabajadores, a los que aplaudieron mientras eran desalojados; y el diputado socialista José Quintana fue expulsado también tras enfrentarse verbalmente a la presidenta de la Asamblea por haberles echado.

En ese momento, los diputados del PSOE e IU abandonaron sus escaños y salieron a la calle para expresar su apoyo al millar de trabajadores que permanecían concentrados y que, poco después, rompieron el cordón policial hasta llegar a la puerta del Parlamento, donde arrojaron piedras, tuercas y cubitos de hielo.