Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bermúdez reprende a una 'grapo' por besar a un compañero en un juicio

El juez le ha dicho a la terrorista que "se esté quieta" y que le pida "permiso" para dar un beso

El presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez, ha reprendido hoy a la integrante de los GRAPO María de los Ángeles Ruiz Villa por dar un beso en la mejilla a su compañero de organización terrorista Jesús Merino del Viejo. "Acusada, estése quieta", le ha increpado el magistrado.

La terrorista, para la que el fiscal pide siete años de prisión por el asalto a unos vigilantes de la empresa Prosegur perpetrado en septiembre de 2000 en un Supermercado de Barcelona, ha tratado de explicar al juez el motivo de su afectuoso gesto. Pero el magistrado le ha cortado diciéndole: "Me pide permiso y yo le diré sí o no".

Ruiz Villa también dio un beso y tuvo otros gestos de cariño con el otro acusado, el también miembro de los GRAPO Israel Torralba, con el que ha conversado buena parte de la vista. Su continua charla les ha valido otro reproche de Gómez Bermúdez, que les instó a "guardar silencio" mientras comparecieran los testigos.

Sin embargo, cuando les ha llegado el turno de responder a las preguntas del fiscal Miguel Ángel Carballo los dos terroristas han preferido guardar silencio. "Como no tengo nada que ver con estos hechos que se me imputan, no voy a declarar", ha alegado Ruiz Villa. Merino del Viejo, que compareció como testigo, adoptó esta misma actitud, por lo que el presidente del tribunal le dedujo testimonio por un delito grave de desobediencia a la autoridad y le impuso una multa de 200 euros.

Durante el juicio comparecieron los dos empleados de la compañía de seguridad que sufrieron el asalto, que relataron que cuando se disponían a recoger la recaudación del supermercado dos personas armadas les tiraron al suelo, les golpearon y, tras ponerle "una pistola en la boca" a uno de ellos, les arrebataron una saca que contenía 18.055 euros.