Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo alcalde de Boadilla anuncia dos destituciones por el caso Gürtel

Las de Alfonso Bosch y el ex concejal José Galeote, que se harán efectivas a lo largo de la semana.- La Policía Judicial acude al Ayuntamiento de Boadilla a recabar datos

El nuevo alcalde de Boadilla del Monte, Juan Siguero, ha anunciado este lunes que destituirá, a lo largo de la semana, a Alfonso Bosch, y al ex concejal, José Galeote, de sus cargos al frente de la Empresa Municipal de Suelo y Vivienda de Boadilla por estar implicados en la operación Gürtel. Un portavoz municipal confirmó que "el cese se formalizará el jueves o el viernes". Boadilla del Monte se ha convertido en el epicentro de la supuesta trama de corrupción investigada por el juez Baltasar Garzón. El ex alcalde, Arturo González Panero, fue el primer responsable político en dimitir al hacerse público su implicación en la trama. El pasado viernes también renunció el vicepresidente de la EMSV, Tomás Martín Morales, un día después de conocerse de que también estaba imputado por Garzón.

Agentes de la Policía Judicial han acudido al Ayuntamiento de Boadilla del Monte (Madrid) para reunir documentación en el marco de la operación Gürtel que instruye el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Según fuentes consultadas por este periódico, los agentes están en la planta tercera, donde se encuentran el alcalde y el teniente alcalde, y buscan documentación de la Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda (EMSV), la Empresa de adjudicación de contratos e información sobre la constructora Hispánica, investigada por el magistrado por las obras del Parque del Deporte y la Salud de Boadilla del Monte.

El 10 de mayo de 2007 la mesa de contratación municipal adjudicó el contrato de las obras del "Parque del Deporte y la Salud de Boadilla del Monte" a la constructora Hispánica, en lo que supuso la inversión más importante realizada por el Ayuntamiento de Boadilla, con un presupuesto próximo a los 30 millones de euros. El proceso de adjudicación fue controvertido porque el Ayuntamiento encargó dos informes para valorar las propuestas de las dos empresas que competían por la adjudicación: Sacyr e Hispánica. El informe realizado por funcionarios municipales para la concejalía de Urbanismo concluyó que la mejor oferta era la de Sacyr -a la que dio cinco puntos más que a Hispánica-, mientras que el informe elaborado por un cargo de confianza del ex alcalde, Arturo González Panero (imputado por el caso Gürtel), escogió a Hispánica, que valoró con el doble de puntos que a Sacyr e inclinó la balanza en la suma final.

Según consta en el auto de Garzón, el ex vicepresidente y consejero delegado de EMSV, Tomás Martín Morales, intermedió para que la empresa Hispánica obtuviera la adjudicación. Apenas 15 días después de la operación, en la caja de dinero negro hallada en la sede de una de las empresas del entramado de corrupción aparecen varios movimientos de dinero. Entre ellos, "tres apuntes de fecha 25 de mayo de 2007 constatando entregas a Tomás Martín en oficina por importes de 150.000, 210.000 y 300.000 euros (660.000 euros), figurando en el primero la referencia Santo y en los otros dos la referencia albondiguilla América y albondiguilla", recoge el auto.

13 millones menos

Otra de las concesiones polémicas relacionadas con el Ayuntamiento de Boadilla fue el concurso para construir y gestionar naves destinadas a la industria en el suelo del municipio. Al concurso, sólo se presentaron dos empresas, Inmoconfidence y Cip Dealer. Tras valorar las propuestas, el equipo de gobierno adjudicó en noviembre de 2008 a Cip Dealer la edificación de los locales industriales y la gestión de los mismos a cambio de un canon anual de 358.500 euros. Era una oferta 126.755 euros inferior a la presentada por la otra competidora. Como el plazo de adjudicación es de 99 años, el Ayuntamiento de Boadilla deja de ganar 12,6 millones de euros en ese periodo.