Canarias pide ayuda a las administraciones para acoger a menores inmigrantes

Rivero advierte al Gobierno central y a las comunidades que las mafias aumentarán el número de niños no acompañados que llegan en cayucos

Las mafias que trafican con la inmigración aumentarán el número de menores no acompañados que llegan en cayucos, según ha advertido el presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, quien se ha reunido hoy con representantes de la Administración central y de otras comunidades autónomas para pedir ayuda ante la situación de desbordamiento que sufren los centros de acogida en las islas.

Rivero ha solicitado que en la ley de extranjería se recoja la atención a los menores y que todos los gobiernos regionales, en función de la capacidad y las posibilidades, asuman la cuota que les corresponda, y que no dependa sólo de la "generosidad". A la reunión han acudido Andalucía, Aragón, Baleares, Castilla y León, Castilla La Mancha, Murcia, País Vasco, Navarra y Valencia.

El triple de la capacidad

Pese a reconocer que algunas comunidades autónomas han colaborado para acogerlos en un gesto que, a su juicio, es "muy loable pero no suficiente". Los centros de menores canarios acogen a más de 1.000 niños, lo que triplica su capacidad real.

Para el presidente canario, la llegada de sin papeles a las costas españolas es un fenómenos de hace muchos años, pero la de menores va en aumento desde hace cinco o seis. A la reunión han acudido Andalucía, Aragón, Baleares, Castilla y León, Castilla La Mancha, Murcia, País Vasco, Navarra y Valencia. Rivero ha manifestado que Canarias ha conseguido la implicación de la Unión Europea en cuestión de inmigración, pero insistió en que los mayores problemas los tienen Andalucía y Canarias por ser las comunidades más próximas a África.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS