Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer muere en Barcelona aplastada por un muro que ha caído por el viento

Quince comunidades autónomas en alerta por vientos de más de 150 kilómetros por hora. -País Vasco se prepara ante la llegada de un ciclón que causará olas de 14 metros

Una mujer de 52 años ha muerto este viernes al caerle encima parte de un muro de unos dos metros y medio de altura en la calle Llacuna de Barcelona, que al parecer se ha desprendido debido a un golpe de viento. Es la primera víctima mortal del fuerte temporal de viento que azota España y que ha puesto en alerta a todas las comunidades autónomas, a excepción de Extremadura y Canarias. Los vientos podrán alcanzar hasta 150 kilómetros por hora en la cornisa cantábrica y Galicia.

Protección Civil ha avisado, además de a 15 comunidades, a Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), a Red Eléctrica Española, a las empresas eléctricas y a otros organismos implicados.

Según la La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), se trata de una borrasca que profundiza muy rápidamente y que se va a desplazar por el norte de la península, provocando vientos muy fuertes y temporal en la mar desde este viernes. En zonas costeras de Galicia y el Cantábrico y en zonas altas del interior de A Coruña, Lugo, Asturias, Cantabria y País Vasco se pueden alcanzar rachas de 150 kilómetros por hora, mientras que en Cataluña podrán superar los 160. También se pueden registrar rachas que superen los 100 kilómetros por hora en zonas altas del interior de la mitad norte y los 90 kilómetros por hora en el resto de la península.

En el mar, en áreas de las zonas marítimas de Finisterre y Cantábrico, el viento alcanzará fuerza 9 a 10, con temporal duro, provocando mar "arbolada o montañosa" (olas de 9 a 10 metros). Según la misma fuente, incluso en zonas costeras puede haber olas de 8 metros, y en Alborán el viento puede alcanzar fuerza de 8 a 9, provocando mar gruesa a muy gruesa.

Olas de 14 metros en la costa vasca

El temporal que viene afectando con mayor intensidad en los últimos días al norte de la península ha creado una situación especialmente complicada en el País Vasco, donde el Departamento de Interior ha avisado de la llegada de un ciclón que podría provocar vientos de hasta 150 kilómetros por hora y olas de 14 metros de altura. El fenómeno, conocido como ciclogénesis explosiva, se aproximara a las zonas costeras en las próximas horas y según las previsiones meteorológicas existe un 30% de posibilidades de que pase de largo.

El País Vasco ya vivió en marzo del año pasado una situación similar que provocó el hundimiento de medio centenar de embarcaciones. El Gobierno vasco ha activado el Plan de Protección Civil y los equipos de emergencia están preparados para evacuar algunas zonas del litoral. El puerto guipuzcoano de Pasajes ha anunciado que acogerá a todo tipo de barcos para resguardarse del temporal. Las autoridades han pedido a la población que adopte medidas de protección como el cierre de ventanas, la retirada de macetas y objetos que puedan caer a la calle, asegurar andamios y revisar las condiciones de seguridad de grúas y otros aparatos de obra.

190.000 alumnos sin clase

En A Coruña y Lugo, ambas en alerta roja, las clases han sido suspendidas, lo que afecta a 820 centros educativos en los que estudian cerca de 190.000 alumnos, mientras que la situación en el mar continúa siendo muy adversa y las olas alcanzarán los cinco metros de altura. La mayor parte de la flota ha permanecido amarrada durante esta semana. Se esperan además fuertes precipitaciones que pueden alcanzar 50 litros por metro cuadrado en 12 horas. Cantabria ha activado también la alerta roja por vientos huracanados. El Gobierno regional ha advertido de que, en la costa, la combinación de fuertes rachas de viento y oleaje puede provocar situaciones de especial riesgo sobre las dos de la madrugada, cuando está prevista la pleamar.

Problemas en el Estrecho

En Ceuta, Melilla y Baleares, además se producirán lluvias débiles a moderadas. Desde primera horas del viernes, los servicios marítimos entre los puertos de Algeciras (Cádiz) y Ceuta han quedado suspendidos como consecuencia del fuerte temporal de poniente que afecta esta zona, acompañado por áreas de mar gruesa.

El fuerte viento ha motivado que las embarcaciones de alta velocidad de las navieras Acciona Trasmediterránea, Euroferrys, Buquebús, FRS y Balearia hayan tenido que anular todos los trayectos. En esta zona sólo ha navegado el buque Ciudad de Málaga, un ferry convencional que ha transportado a una media superior a las 500 personas en los cuatro viajes que ha realizado.

Las previsiones apuntan a que este sábado continuará el fuerte viento en la zona, por lo que las navieras podrían verse obligadas a anular otra vez todos los viajes.

¿Estás sufriendo los efectos del temporal de viento? Envíanos tus fotos