ATENTADO DE ETA EN BILBAO

"Todo el mundo fuera, rápido"

Los trabajadores del edificio afectado por el coche bomba de ETA relatan su desalojo y destacan la fuerza de la explosión

Algunos vecinos de Bilbao que hacían deporte, paseantes y muchos trabajadores de los medios de comunicación ubicados en el edificio Bami se han visto sorprendidos a partir de las diez de la mañana por un amplio dispositivo policial en las inmediaciones de la sede central de EiTB en la antigua feria de muestras de Bilbao tras una llamada de aviso en nombre de ETA que alertaba de la colocación de un coche bomba junto al inmueble. "Todo el mundo fuera, rápido", gritaban los agentes mientras los artificieros localizaban el vehículo, que iba a estallar una hora más tarde.

Una trabajadora de informativos de Onda Cero, Carol Gutiérrez, ha comentado una vez pasado el susto como, a las diez y cuarto, los bomberos han entrado en sus oficinas para desalojarlos. "Hemos bajado por las escaleras, primero nos han enviado a Termibus", la estación central de autobuses de Bilbao que está a unos cincuenta metros del edificio Bami, pero luego han sido desplazados más allá tras la ampliación del perímetro de seguridad hasta unos 100 metros del coche sospechoso.

Más información

Aunque ella no ha podido entrar en el inmueble, sí ha accedido a su interior Amaia Usandizaga, empleada de la ETB que no estaba en el edificio en el momento del aviso pero que ha podido pasar una vez ocurrida la explosión. "La redacción está bastante bien", ha descrito antes de añadir que el hecho de que las instalaciones no estuviesen muy afectadas les iba a permitir emitir el informativo de ETB de las 15.00 (finalmente sí se emitió). También el departamento de producción ha podido llevar a cabo su trabajo. Lo más dañado por la bomba, ha destacado, es una zona de comedor y descanso de la planta en la que están ubicadas sus oficinas. Junto a ésta, otra de las zonas que peor se encuentran de todo el inmueble es la redacción de medios digitales.

"Me ha pillado entrando al edificio"

"Me ha pillado entrando al edificio", ha recordado tras el perímetro de seguridad el presentador del canal autonómico Juan Carlos Etxebarria. Josu, un ayudante de realización de la EiTB que prefiere no dar su apellido, ha afirmado que les han avisado de que debían abandonar el edificio a través de un mensaje en el ordenador y la sirena de emergencia. En total, han sido desalojados unos 400 trabajadores que se encontraban en su interior en el momento del aviso y que salido del mismo sin problemas. Ya fuera y a salvo, han observado como la furgoneta bomba finalmente estallaba pasadas las once. La explosión, han relatado los empleados, "ha sido muy fuerte y han saltado todos los cristales de la fachada".

También han sido desalojados otros edificios cercanos, como la estación central de autobuses de Bilbao, muy concurrida en estas fechas, y se ha cortado el acceso a la capital vizcaína desde la A-8 por la Avenida Sabino Arana, vía situada en las inmediaciones de la radiotelevisión pública vasca y que ha sido reabierta a pocos minutos de las 13.00.

De la misma manera, una vez pasado el peligro, hora y media después de que se produjera la deflagración, la estación de autobuses de la capital vizcaína recuperaba la normalidad y permitía la salida y entrada de vehículos, que ha estado suspendida por espacio de hora y media.

Lo más visto en...

Top 50