Izquierda Unida quiere aprovechar la crisis para convertirse en un motor de cambio

La formación arranca su IX Asamblea Federal fijándose nuevos objetivos en un documento que ha sido respaldado por el 90% de los delegados

Izquierda Unida (IU) quiere convertir el malestar social que ha generado la crisis en una fuerza organizada capaz de cambiar el modelo económico. Para conseguirlo, propone hablar con sindicatos, organizar actos en toda España, promover el pensamiento crítico y acompañar a los trabajadores en sus protesas.

Estas son algunas de las tareas que IU se ha impuesto en la nueva etapa que la formación abrirá tras su IX Asamblea Federal, que se celebra este fin de semana en la localidad madrileña de Rivas Vaciamadrid. Así se recoge en la Declaración de Rivas Vaciamadrid, un documento que se ha leído esta mañana en la primera jornada de la Asamblea. El texto ha sustituido al informe de gestión que tradicionalmente defendía el coordinador general saliente, que en esta ocasión no se ha producido por la dimisión de Gaspar Llamazares hace unas semanas.

El texto se ha aprobado con una mayoría aplastante, superior al 90%, de los delegados asistentes a la Asamblea (606 votos a favor, 16 en contra y 51 abstenciones). Tras la lectura de la Declaración se ha producido un debate de dos horas en el que los representantes de las diversas federaciones han coincidido en la necesidad de consensuar unas líneas de actuación que recuperen los verdaderos valores de la izquierda.

Tampoco han faltado las críticas cruzadas sobre la gestión realizada por el equipo de Llamazares y las trabas que la Directiva saliente ha encontrado para desarrollar su trabajo. También ha habido numerosas reivindicaciones de la república como modelo de Estado.

En este contexto, el dirigente de Ezker Batua, Javier Madrazo, ha subrayado que IU no se reunía para "condenar los comentarios homófobos, retrógrados y antediluvianos de la Familia Borbón, sino para decir que vale más la palabra de una Pasionaria que los libros de mil reinas".

Una "revisión autocrítica

En la Declaración, IU culpa al capitalismo de la recesión económica global a causa de las políticas neoliberales "lideradas por la derecha mundial y acompañadas de manera entusiasta por la mayoría de la socialdemocacia". "El 'crac' de 2008 no es técnico o corregible mediante la moralización para poner fin a los abusos; es todo un sistema el que se ha desmoronado, y frente a los que se reúnen en Washington para levantarlo, restaurarlo, maquillarlo y apuntalarlo, nosotros nos comprometemos a contribuir a ofrecer una perspectiva diferente que coloque a los trabajadores y sus necesidades en primer lugar", afirma el texto.

IU también ha aprovechado el texto para marcar diferencias con los dos partidos mayoritarios. Para la formación, tanto el PP como el PSOE han compartido el proyecto neoliberal "basado en un crecimiento económico depredador". En cuanto al propio partido, el documento asegura que IU necesita "una revisión autocrítica" sobre su papel como impulsora de un nuevo socialismo.

Lo más visto en...

Top 50