Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Alerta máxima" en la frontera de Melilla tras el nuevo intento de saltar la valla

Unos 150 inmigrantes han tratado de entrar en suelo español.- Es la quinta vez que sucede en el último mes

El delegado del Gobierno en Melilla, Gregorio Escobar, manifestó ayer que se ha decretado en la frontera y perímetro "el nivel de alerta máxima" para repeler cualquier nuevo intento de entrada de inmigrantes, después del asalto de este lunes. Escobar, en rueda de prensa, ha subrayado el trabajo de las fuerzas de seguridad de España y Marruecos para hacer frente a los dos grupos de sin papeles que intentaron entrar "por la fuerza a través del paso fronterizo de Beni-Enzar".

El primer grupo acometió la valla sobre las 5.30 y el segundo, compuesto por "unos 60 inmigrantes, lo hizo sólo unos minutos después. Estos pertenecían al grupo anterior y volvieron a intentar alcanzar Melilla". En esta segunda ocasión las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos.

El máximo representante de la Administración en la Ciudad Autónoma ha declarado que, "a pesar de la situación excepcional", hay que destacar que "los refuerzos de la frontera han impedido que estos intentos lleguen al éxito", después de asegurar que ningún subsahariano consiguió su propósito. Los enfrentamientos han dejado varios heridos entre agentes y subsaharianos.

Colaboración marroquí

El momento más crítico fue sobre las 6.15, cuando el grupo de subsaharianos comenzó a lanzar piedras contra los agentes, entre ellos miembros de la Unidad Básica de Actuación de la Guardia Civil llegados desde Sevilla hace unos días, especialistas en el control de masas. Finalmente, los subsaharianos fueron dispersados gracias a la colaboración de las autoridades marroquíes, que han detenido a varios de ellos, acorralados entre los dos territorios.

El delegado del Gobierno ha argumentado que el aumento de los intentos de entrada masiva de subsaharianos que se ha registrado en el último mes se debe a las fuertes lluvias de finales de octubre, que dañaron las vallas de la línea fronteriza. El de lunes es el quinto intento de entrada desde el 26 de octubre.

El pasado 2 de noviembre, tres agentes de la Guardia Civil resultaron heridos leves después de que 13 inmigrantes trataran de acceder a Melilla por una de las compuertas del arroyo Mezquita, donde días antes se habían producido varios intentos de entrada.