Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carrillo cree que la iniciativa de Garzón es un "error" porque le puede "salir el tiro por la culata"

En la presentación de su libro 'La crispación en España. De la Guerra Civil a nuestros días'.- Asegura que no quiere hacer una "crítica a la gestión de Garzón" y que el error está en "llevar la memoria histórica a depender de los jueces"

El histórico dirigente comunista Santiago Carrillo ha considerado hoy que es "un error llevar la memoria histórica a depender de la resolución de los jueces" porque se corre el riesgo de que el proceso se convierta en "la carabina de Ambrosio y nos acabe saliendo el tiro por la culata". En la presentación de su libro La crispación en España. De la Guerra Civil a nuestros días, Carrillo se ha referido a la investigación del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón sobre los muertos y desaparecidos en la Guerra Civil y el franquismo, y ha recordado que los responsables de las "atrocidades" en el campo republicano fueron juzgados durante el franquismo. "Tal y como está la magistratura en España, no se puede hacer uno muchas ilusiones de que la resolución vaya a ir por la línea satisfactoria", ha aseverado.

Por Paracuellos y otras cosas han sido fusilados centenares de republicanos y las víctimas que hizo la República han sido reivindicadas, valoradas y celebradas en tiempos del franquismo

Pese a esta opinión sobre el camino elegido para promover la recuperación de la memoria histórica, puntualizó que no quería pronunciar "una palabra crítica a la gestión de Garzón" que, según dijo, sólo se ha hecho eco de un problema al que no se ha dado solución. Es el Estado el que "debe preocuparse" de abrir las fosas y "dar sepultura cristiana o civil a los asesinados y debe reivindicar los nombres de las víctimas", ha continuado.

Evitar la Guerra Civil

"Por Paracuellos y otras cosas han sido fusilados centenares de republicanos y las víctimas que hizo la República han sido reivindicadas, valoradas y celebradas en tiempos del franquismo", ha argumentado Carrillo, quien se ha preguntado "si a los republicanos hay que juzgarlos y condenarlos dos veces". En ese sentido ha explicado la decisión que el juez Garzón adoptó en diciembre de 1998 de rechazar la querella presentada por la Asociación de Familiares y Amigos de Víctimas del Genocidio en Paracuellos del Jarama (Madrid) contra él por los delitos de genocidio, torturas y terrorismo, en que "ya había sido juzgada".

Carrillo fue delegado de Orden Público y miembro de la Junta de Defensa de Madrid -nombrado el 6 de noviembre de 1936- durante la matanza de Paracuellos (Madrid) -del 7 y 8 de ese mes-, en la que un gran número de militares sublevados y civiles presos fueron asesinados cuando eran trasladados a Valencia. El ex secretario general del PCE ha defendido que no se hagan públicos los nombres de los responsables de las muertes y las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo porque sus descendientes no son culpables de lo que hicieron. "A los asesinos que ya no viven eso no les va a dar ni frío ni calor, pero va a caer sobre las cabezas de sus hijos y sus nietos que no tienen ninguna culpa", ha afirmado.

En torno a la Memoria Histórica, Carrillo ha recalcado que lo que debería hacerse es que el Congreso y el Senado "aprobaran una resolución condenando la sublevación" contra la República, en la que se afirmara que "una sublevación contra un Estado democrático no ha tenido ni tiene ninguna justificación". Asimismo, el Estado debería "preocuparse verdaderamente" de abrir las fosas donde se encuentran los desaparecidos para que fueran enterrados por sus familiares y "reivindicar los nombres de las víctimas". Carrillo está convencido de que la Guerra Civil pudo evitarse de no haber intervenido en ella las potencias fascistas, ya que ha subrayado que la sublevación militar fracasó en la mayor parte de España.