Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos diputados del PP rompen la disciplina de voto por el Estatuto de Castilla-La Mancha

El Congreso toma en consideración el nuevo texto con el malestar de parlamentarios murcianos y valencianos al incluir el fin del trasvase Tajo-Segura para 2015.- Barreda amenaza con retirar su propuesta si se devalúa

El nuevo Estatuto de Castilla-La Mancha ha abierto una vía de agua en el PP. El Congreso de los Diputados ha aprobado esta tarde el primer trámite, la toma en consideración del texto estatutario, con el maletar de los diputados murcianos y valencianos del PSOE y el PP. La oposición al artículo del Estatuto que prevé el fin del trasvase Tajo-Segura para 2015 ha llevado a dos parlamentarios murcianos, Arsenio Pacheco y Alberto Garre, a votar en contra. A estos dos noes se ha unido el de la única parlamentaria de Unión Progreso y Democracia, Rosa Díez. Los socialistas han mantenido la disciplina de voto. Al final, 315 votos a favor y 3 en contra. Ambos diputados han justificado su decisión por "coherencia". Pacheco ha confesado que rompió la disciplina de voto "con mucho dolor".

El presidente castellano-manchego, el socialista José María Barreda, ha advertido, durante la defensa que ha hecho del texto: "Antes de permitir que se apruebe un Estatuto devaluado, pediré a las Cortes de Castilla-La Mancha que lo retiren". El objetivo del Estatuto es terminar con un trasvase "ineficaz, inservible y obsoleto a medio y largo plazo", ha asegurado Barreda.

Por la mañana, el presidente de Castilla-La Mancha ya había explicado en una entrevista en la cadena SER la posición de su Gobierno sobre el trasvase del Tajo y aseguró que no se iba a conformar "con cualquier cosa".

Los dos diputados rebeldes del PP consideraron que Barreda había estado demasiado "provocador" en su intervención, según le reprochó desde la tribuna de oradores el portavoz adjunto del PP, Arturo García Tizón, quien se encargó de fijar las posiciones de su partido. García Tizón dijo, antes de la votación, que los parlamentarios del PP votarían a favor, pero Pacheco y Garre le dejaron en mal lugar. En todo caso, García-Tizón criticó a Barreda por su "poca solidaridad" con otras autonomías.

"No hay agua para todos"

"No hay agua para todos ni para todo, y habrá menos en el futuro", sentenció Barreda en su discurso, que comenzó con un hemiciclo semivacío en el que no estaba el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pero sí la presidenta del PP en Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal. El de hoy ha sido el primer trámite parlamentario de esta cuarta reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha -tras las que se hicieron en 1991, 1994 y 1997- y se produce más de veinte meses después de que fuera aprobado por unanimidad en el Parlamento regional, el 29 de enero de 2007. El texto cuenta, por lo tanto, con el consenso del PSOE y del PP de Castilla-La Mancha, los dos partidos con representación parlamentaria en las Cortes regionales.

En su discurso, Barreda atribuyó al cambio climático la situación que obliga a su comunidad a no mandar más agua a la Comunidad Valenciana y a Murcia. Además, "nuestra toponimia remite a lo seco", dijo, incluso el nombre de La Mancha, "que significa seca", y "la comarca de la Sagra, una palabra cuya raíz es igual que la de Sáhara", un ejemplo que le ha llevado a decir que "hay años que llueve menos en algunas zonas de Castilla-La Mancha que en ese desierto" africano. "No somos insolidarios pero la cuenca que cede agua tiene prioridad", además, esta comunidad "no tiene mar, ni agua que desalar", en alusión a las que reciben el agua del Tajo.

Efecto demanda del trasvase

El presidente de los castellanomanchegos ha cifrado en "10.000" los hectómetros cúbicos enviados desde el Tajo al seco Segura y para que todo el mundo se haga una idea de lo que es esto, ha puesto un ejemplo: "Un hectómetro es el estadio Bernabéu lleno hasta su última tribuna". En su opinión este trasvase ha tenido "un efecto de demanda creciente". Así que el mensaje final de su intervención ha sido: "No podemos aceptar que la escasez de agua limite nuestro desarrollo".

Tras la votación de hoy, comenzará la discusión artículo por artículo hasta que el texto vuelva a las Cortes para su aprobación definitiva. Primero se abre un plazo de presentación de enmiendas de 15 días prorrogables si así lo solicitara un grupo parlamentario. Después, la Comisión Constitucional del Congreso, con una ponencia formada por parlamentarios nacionales y diputados autonómicos, analizará el proyecto hasta su debate en dicho órgano parlamentario. A continuación, el pleno de la Cámara Baja deberá volver a pronunciarse sobre el Estatuto, pero sobre el texto remitido por la Comisión, que de salir adelante llegaría al Senado. El punto final antes de la entrada en vigor del texto sería la aprobación en la Cámara Alta.

De la Vega: "Que el Estatuto se acomode a la Constitución"

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha considerado hoy legítimo que Castilla-La Mancha formule su interpretación sobre el reparto de competencias en materia de agua, pero ha recordado que las Cortes deben adecuar ese planteamiento al proyecto común de toda España. Así lo ha señalado en su intervención ante el pleno del Congreso, que ha tomado en consideración el Estatuto de Castilla-La Mancha, la única reforma que llega al Parlamento con el voto unánime de las fuerzas políticas autonómicas. De la Vega ha instado al Congreso a que se debata y se acomode el texto a la Constitución.

Más información