Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de musulmanes de Ceuta celebran el fin del Ramadán en un terreno cedido por Defensa

La ciudad, gobernada por el PP, autoriza por primera vez la oración colectiva de 3.000 fieles al aire libre

Los musulmanes de Ceuta han podido satisfacer hoy un viejo anhelo: celebrar el fin del Ramadán (su mes de ayuno) rezando juntos en una explanada que puso a su disposición el Ministerio de Defensa. La ciudad autónoma, gobernada por el PP, les prestó además apoyo logístico para la Musala, su oración colectiva al aire libre.

Hacía ya tiempo que la Unión de Comunidades Islámicas de Ceuta, que agrupa a la mayoría de los musulmanes de esa ciudad de 75.000 habitantes, había pedido organizar el rezo en un lugar público pero no obtuvo hasta ahora la preceptiva autorización. Al parecer, en anteriores ocasiones presentó demasiado tarde su solicitud.

Esta vez, la Unión, la ciudad y la Comandancia General alcanzaron a principios de mes un acuerdo para que los musulmanes pudieran rezar en los 4.000 metros cuadrados de la Loma Margarita, que el Ejército utiliza para enseñar a conducir a sus soldados.

Cánticos infantiles y reparto de caramelos

Allí se congregaron, a primera hora de la mañana, entre 2.500 y 3.000 fieles, según diversas fuentes oficiales, casi todos varones -las mujeres se reagruparon en un área reservada-, para invocar a Dios, dirigir sus alabanzas al Misericordioso y escuchar, por último, el sermón de un imán. El acto, que duró unas tres horas, concluyó con unos cánticos infantiles y el reparto de dulces árabes a los participantes.

Al acto asistieron como invitados el delegado del Gobierno, José Fernández Chacón, el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, y el vicepresidente, Pedro Gordillo. Éste repitió que era preferible que a Ceuta "se la conozca por esto antes que por los negros saltando" vallas como ocurrió en 2005.

Para que los devotos pudieran llegar hasta allí la ciudad puso autobuses gratuitos. Previamente había limpiado el solar, reparado los baches, instalado carpas en las que los fieles pudieran hacer sus abluciones, instalado un generador para asegurar la megafonía y hasta erigido un minbar, como llaman los musulmanes al púlpito al que se sube el imán. La decisión de la ciudad fue un "acierto" con el que muestra su "especial sensibilidad" hacia la comunidad islámica, declaró días atrás Mohamed Alí, líder de la UDCE, el principal partido de oposición con el que se identifica el grueso de la población musulmana.

La iniciativa no ha suscitado, sin embargo, la unanimidad entre los musulmanes ceutíes. Los convocantes del acto intentaron por todos los medios que Ahmed Liazid, el imán de Sidi Embarek, la principal mezquita de la ciudad, dirigiera el rezo de la explanada, pero éste se negó al constatar que no había unanimidad entre los fieles. Precisó además que su templo y otros cuantos permanecerían abiertos para que pudieran orar allí aquellos que no deseen desplazarse hasta la loma. La representación ceutí de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas se desmarcó del rezo colectivo porque, entre otras razones, considera que las autoridades han favorecido a sus rivales de la Unión encargándoles de su organización.

Polémica con trasfondo político

La polémica tiene un cierto trasfondo político. La Federación, minoritaria en la ciudad, está en manos de musulmanes vinculados a Marruecos, mientras que los dirigentes de la Unión tratan de emanciparse de la tutela que durante años ejerció sobre las mezquitas ceutíes el Ministerio de Asuntos Religiosos marroquí. Al frente de la Unión, a la que apoyan veladamente las autoridades españolas, se sitúan musulmanes afiliados al tablig, una peculiar rama del islam fundada en India hace 81 años.

Laarbi Maateis, el presidente de la Unión, tiene la intención de reeditar el rezo colectivo en diciembre, con motivo de la fiesta del sacrificio del cordero (Aid el Kebir), la más importante del islam. Su intención es convocarlo no sólo al aire libre sino en un lugar más emblemático: las Murallas Reales de Ceuta.

"Vamos a procurar que puedan rezar al aire libre esas dos veces al año" [fin del Ramadán y fiesta del sacrificio], declaró, sin dar más detalles, Pedro Gordillo, el vicepresidente de Ceuta, cuando anunció el permiso dado para celebrar la Musala. Maateis se deshizo poco después en agradecimientos en el salón de actos del palacio autonómico donde dio una rueda de prensa para explicar los detalles de la celebración de la Musala.

Otro objetivo de los musulmanes ceutíes es conseguir que el sacrificio del cordero sea, en 2009, fiesta local en sustitución de alguna otra. Todos los grupos políticos que componen la Asamblea de Ceuta se comprometieron, en mayo, a "explorar" esa posibilidad.

En Melilla el rezo colectivo se celebra desde hace tiempo en el campo de fútbol de Cabrerizas, pegado al cuartel de la Legión, al que acudieron hoy 3.000 devotos. Pero este año el fin del Ramadán ha sido además realzado, por primera vez, con unos fuegos artificiales organizados anoche por la ciudad en la playa de San Lorenzo. El PSOE ha dado un paso más solicitando al presidente del consistorio, Juan José Imbroda (PP), que durante el Ramadán coloque en las calles los mismos adornos e iluminación que en Navidad. Por ahora, sólo ha puesto luces de colorines en las puertas de las mezquitas.