Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia sigue adelante con el plan de impartir Ciudadanía en inglés

La Consellería afirma que el tribunal reconoce que le están haciendo "un gran favor al sistema educativo"

El conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, ha ratificado hoy que la asignatura de Educación para la Ciudadanía se impartirá en inglés a partir del próximo curso en la Comunidad Valenciana ya que la suspensión cautelar de parte de la orden que regula esta materia no afecta a este aspecto ya que, como la norma sólo da instrucciones sobre la impartición, los alumnos podrán examinarse en otro idioma, como el castellano y valenciano, oficiales en la autonomía.

El conseller ha incidido en que el Tribunal Superior de Jusiticia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) reconoce con su decisión que desde la Comunitat se está haciendo "un gran favor al sistema educativo y a la sociedad valenciana", ya que reconoce la importancia del inglés en la sociedad actual aunque ha admitido que "puede darse el caso de que algún centro o alguna persona en concreto pida examinarse en valenciano y en principio tiene todo el derecho a que se les examine en esa lengua".

Profesores en septiembre

Font de mora ha defendido la vigencia de la orden en su conjunto y ha explicado que se va a enviar una circular a todos los centros educativos en los que se imparte Secundaria para informarles de que los alumnos que lo deseen podrán examinarse en castellano. Además ha asegurado que el material educativo para esta asignatura estará preparado esta semana, aunque los actos de adjudicación para cubrir las plazas de profesores se aplazará hasta septiembre.

Tras felicitar a los tribunales por la rapidez con que han resuelto estos recursos, ha lamentado que se haya paralizado la posibilidad de aprobar la asignatura con un trabajo y ha aformado que se ha dejado en manos de los expertos jurídicos de la Generalitat la posibilidad de recurrir los autos del TSJCV. El poder realizar un ensayo, a su juicio, habría permitido "dar salida a la situación de objeción de conciencia" a la que se han acogido algunos padres de alumnos. De los 50.000 alumnos de eso con los que cuenta la Comunitat, se han presentado 4.812 objeciones según los datos de la secretaría autonómica de Educación, de los que 3.615 deberían cursarla este año y a los que les constará como suspendida.