Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de la mitad de los gallegos trabaja a menos de cinco kilómetros de su casa

Un 27% trabaja todos los sábados, un 12% todos los domingos y un 5,6% lo hace en jornada nocturna según un informe del Instituto Galego de Estatística

Un 55,2% de los ocupados gallegos trabaja a menos de cinco kilómetros de donde residen y un 26,5% lo hacen a menos de uno, mientras que un 6,2% tiene que recorrer más de 50 kilómetros para llegar a su destino laboral. Así se recoge en la Enquisa de condicións de vida das familias. Condicións no traballo, correspondiente al año 2007 y publicada hoy por el Instituto Galego de Estatística (IGE). La proximidad al trabajo aumenta con la edad de los ocupados: tres de cada cuatro de 60 ó más años tiene su puesto a menos de cinco kilómetros, mientras que este porcentaje se sitúa en el 48% en el caso de jóvenes entre 16 y 29 años.

La duración media del trayecto del domicilio al lugar de trabajo es de menos de 15 minutos y el principal medio de transporte es el coche. En 2007 el 65,8% de los ocupados gallegos sólo empleaba el coche para desplazarse -casi ocho puntos más que en 2001-, mientras que el 24,6% iba andando, el 4,4 sólo bus urbano o interno y el 5,3% por otros medios. Por otra parte, un 8,8% de los ocupados emplea en su trabajo un idioma distinto del gallego o castellano, un porcentaje que se incrementó desde el año 2001, cuando se situaba en el 6,8%. La lengua más usada es el inglés, con un 75,7% de los casos.

Respecto a los horarios especiales, más de la cuarta parte (un 27,1%) trabaja siempre los sábados, mientras que el 12,7% lo hacen todos los domingos. Además, el 5,6% está ocupado siempre en jornada nocturna y un 18 por ciento lo hace ocasionalmente por la noche. Por sexo, el IGE aprecia un mayor porcentaje de hombres que de mujeres que trabajan por la noche.

El 93,4%, satisfechos o muy satisfechos con el trabajo

En este sentido, el 43,7% de las mujeres ocupadas gallega considera difícil o muy difícil conciliar la vida familiar y laboral, mientras que en el caso de los hombres este porcentaje se sitúa en el 39,7%. Además, si se tienen en cuenta los ocupados con hijos menores de 16 años, este porcentaje sube hasta el 55,5%. La situación laboral les condiciona o les condicionó la maternidad al 22,5% de las mujeres ocupadas y la paternidad al 17% de los hombres.

En conjunto, la principal razón que hace pensarse el tener hijos es el salario insuficiente, seguido del horario incompatible con el cuidado de los niños. Asimismo, cerca del 60% de los asalariados consideran que en su trabajo no se preocupan de manera suficiente de los trabajadores con cargas familiares, porcentaje tres puntos inferior al que se constataba en 2001, que estaba situado en alrededor del 63%.

A pesar de estos condicionantes, el 93,4% estaban en 2007 satisfechos o muy satisfechos con el trabajo, fundamentalmente porque les gusta y les aporta estabilidad laboral, según este informe del IGE.