Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primo gordo del hombre más sexy del mundo

Matt Damon necesita bajar los 14 kilos que subió para The Informant, para su próximo filme, Green Zone, pero le está costando más de lo previsto. Mientras tanto, dedica sus energías a las obras de caridad

Para Matt Damon, este ha sido un verano de altos y bajos. Mientras se prepara para el nacimiento de su segunda hija, el actor intenta, cada vez con más esfuerzo, bajar los casi 14 kilos que tuvo que subir para su personaje en The Informant. En la última película de Steven Soderbergh, que se estrenará el año que viene, el actor interpreta al típico chivato de una empresa, para lo cual necesitaba conseguir un look menos sexy.

El problema es que Damon tiene que recuperar su esbelta figura antes de septiembre, ya que se reintegrará a las filmaciones de Green Zone, la película de Paul Greengrass en la que interpreta a un soldado que busca armas de destrucción masiva en Irak. Para ello, el actor ha decidido apuntarse a clases de boxeo.

"Creí que era más fácil bajar de peso si has subido a propósito", declara Matt Damon. "Pero ahora estoy boxeando para ver si con todos los golpes que me dan, el sobrepeso se me cae de una vez".

La revista People lo coronó en 2007 como el hombre vivo más sexy del mundo y, aunque ya lleva tiempo bromeando al respecto, hoy en día Damon parece haber encontrado la explicación perfecta para cuando le hacen la pregunta: "Ya no soy ese. Ahora soy el primo gordo del hombre más sexy del mundo".

Al referirse a su familia, que está a punto de agrandarse, el actor cuenta que se tomará el resto del año libre cuando termine de rodar las secuencias de Green Zone. "Me pienso dedicar todo el tiempo a mi mujer y mis hijas".

Su mujer, Luciana, está a las puertas de dar a luz una niña que se unirá a Isabella, la hija de ambos, de dos años y a Alexia, de nueve, hijastra del actor. "En esta casa soy la minoría absoluta", bromea Damon, al remarcar que es el único hombre de la familia.

Pero además de dedicarse al cine y a su extensa vida familiar, el actor está preparando el lanzamiento de una campaña mundial de ayuda a los niños pobres de todo el mundo. La gala se celebrará en octubre en San Francisco y él es el encargado de toda la comisión estadounidense.

"Se trata de ayudar a niños", explica Damon. "En este aspecto de mi vida he cambiado mucho desde que soy padre. Antes los niños pobres me daban igual, pero cuando tienes uno propio es muy difícil no sentir a todos los niños conectados de alguna manera contigo".

En estos momentos, los deberes del actor se resumen en reclutar estrellas para los eventos. "Tengo que hacer muchas llamadas. Pero es muy fácil: yo sólo les digo de qué va la obra de caridad y todos quieren hacer lo que pueden".