Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada tres directivos vascos es una mujer

Un estudio de la Universidad del País Vasco muestra las desigualdades laborales entre ambos sexos

Sólo un 30% de los puestos de dirección de las empresas vascas, tanto públicas como privadas, están ocupados por mujeres, según ha revelado un estudio realizado por investigadores de la Universidad del País Vasco para la Defensoría para la Igualdad de Mujeres y Hombres del Gobierno regional.

La defensora, Maite Erro, ha afirmado durante la presentación del informe que "es difícil entender desde criterios objetivos que sucede para que las mujeres mejor preparadas de la historia se encuentren en esta situación". A su juicio, la igualdad entre mujeres y hombres en puestos directivos es todavía un "espejismo" ya que se producen resistencias feroces "para mantenernos en esa exclusión".

Este informe, el primero de una serie que trata de "sensibilizar" sobre la "realidad", también se constata que en los puestos de alta dirección la diferencia es aún más acusada. Para Erro, esta escasa inclusión de la mujer produce un "desaprovechamiento de recursos humanos altamente cualificados que no podemos permitirnos".

Ni tienen más edad ni menos formación

El informe muestra que las directivas no tienen ni más edad ni menos nivel de formación que los directivos, ya que el porcentaje de mujeres que ocupan este tipo de puestos en Euskadi menores de 44 años es del 60%, frente al 40% de los hombres. Asimismo, más del 60% de ellas tiene estudios superiores, 10 puntos más que en el caso de los varones.

El motivo por el que hombres y mujeres dejan de trabajar voluntariamente continúa siendo diferente. Mientras el 44% de las mujeres que interrumpen su carrera profesional lo hacen para dedicarse a responsabilidades relacionadas con la familia y los cuidados, los hombres abandonan su carrera para cambiar el rumbo de la misma (29%), adquirir formación adicional (25%) o, simplemente, porque están insatisfechos con su empleo. Y cuando llega el momento de volver a trabajar, el 38% de las mujeres que retoman su carrera se ve obligado a hacerlo en puestos con menor responsabilidad para compaginarlo con los compromisos familiares. Todo ello, provoca que su salario se reduzca, de media, entre un 11% y un 37% (como término medio).

Una de las autoras del trabajo, la profesora Elena Martínez, ha hecho hincapié en que las mujeres sufren actualmente "numerosos obstáculos" en su promoción profesional, entre los que ha citado los estereotipos, la cultura heredada, la ausencia de servicios sociales para conciliar el trabajo con el cuidado de la familia o el desigual reparto del trabajo en el hogar. Con respecto a esta última cuestión, ha indicado que las mujeres siguen asumiendo casi en exclusiva las tareas relacionadas con la familia y el cuidado y que dedican, como término medio, una hora y cuarenta minutos diarios más que los hombres a las mismas.