Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expectación en la cuenta atrás de Miss Universo

Esta madrugada se conocerá a la elegida en una gala en Vietnam

Nha Trang (Vietnam)

A pocas horas de la gala de Miss Universo que coronará esta madrugada a la más bella de 2008, Nha Trang, la ciudad vietnamita donde este año se celebra el certamen, aguarda con expectación el desenlace final tras haber pasado más de dos semanas acogiendo a las 80 participantes.

Sin grandes aspavientos pero con calidez, este popular destino turístico de la costa sur de Vietnam ha intentado mostrarse como un buen anfitrión, inundando su paseo marítimo con carteles del espectáculo y con pancartas más o menos caseras a la entrada de los principales hoteles dando la bienvenida a las concursantes.

Buena parte de los habitantes de Nha Trang se muestran orgullosos por la imagen que se proyectará de su ciudad a todo el mundo y satisfechos por los dividendos que conlleva el desembarco de Miss Universo. "Por fin nos arreglaron la carretera del aeropuerto", ha explicado Vi, una recepcionista de uno de los más de cien hoteles de la ciudad, que también da por bueno el negocio realizado.

Los numerosos visitantes que han venido atraídos por el espectáculo han permitido que se alargue en más de un mes la temporada alta, que habitualmente suele ser entre diciembre y mayo. Así, no sólo la mayoría de los hoteles registran lleno total, sino que además el Gobierno ha autorizado a los establecimientos de menos de tres estrellas a elevar un 15 por ciento sus tarifas.

"Viene gente de todo el mundo pero también muchos de Vietnam, sobre todo de Ciudad Ho Chi Minh (Saigón)", ha apuntado Vi. Thuong, que trabaja en una tienda de ropa, ha compartido esa opinión, aunque en su caso ha lamentado los precios de los hoteles. "Han venido unos amigos de Ciudad Ho Chi Minh a ver la gala pero la habitación les cuesta el doble de lo normal", ha declarado Thuong mientras, a modo de explicación, ha añadido que "el gobierno no puede controlar a todo el mundo".

Quien también se muestra expectante, aunque por motivos distintos, es Alberto Luiz, un norteamericano con raíces familiares en Murcia, que tiene como misión peinar a la todavía reina, la japonesa Riyo Mori. "Todavía no he podido practicar el peinado que le voy a hacer", ha dicho Luiz, sin ocultar su nerviosismo, ante un reto que no será fácil ya que "tenemos que hacerle tres peinados distintos durante la gala, de manera que tenemos que hacer que a partir del primero, salga fácilmente el segundo y, de este, el último".