Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crecida del Ebro amenaza a parte del recinto ferial de la Expo de Zaragoza

La localidad burgalesa de Miranda de Ebro se recupera de las inundaciones tras bajar el nivel de las aguas

La Exposición Universal de Zaragoza, que comienza el 13 de junio y está dedicada al agua, ve como este elemento puede poner en peligro alguna de sus instalaciones debido al nivel del río Ebro, muy crecido por las lluvias torrenciales de los últimos días. Esta situación se enmarca en el debate en España sobre la necesidad de trasvases en época de sequía. Cuando a primera hora del miércoles, llegue a la capital aragonesa la crecida del río, se comprobará si surten efecto las medidas que se están tomando para proteger las instalaciones.

El comité de dirección de la Exposición Internacional de Zaragoza 2008 ha decidido hoy tomar una serie de medidas para proteger el recinto ferial ante la posibilidad de que en la zona se produzcan inundaciones por la llegada el próximo miércoles de una fuerte crecida del caudal del Ebro. Entre las decisiones está la protección del Iceberg, un escenario que está en el cauce del río, en la Plaza Temática Inspiraciones Acuáticas y en el Anfiteatro, para proteger del agua las instalaciones electromecánicas.

Estos acuerdos han sido tomados en una reunión del comité de dirección de la Sociedad Estatal Expoagua tras analizar la situación que provocará la crecida del Ebro a partir del mediodía del próximo miércoles, que podría alcanzar una cresta de entre 1.800 y 2.000 metros cúbicos por segundo. En la reunión, a la que ha asistido un comisario de la Confederación Hidrográfica del Ebro, también se ha analizado el comportamiento del Iceberg para la ceremonia inaugural del 13 de junio, que podría sufrir variaciones en función de las condiciones meteorológicas.

La situación mejora en el norte

Mientras, la situación comienza a normalizarse en el norte de España, donde las precipitaciones han azotado con especial fuerza el fin de semana Vizcaya y Cantabria. Ambas provincias han visto sus ríos desbordados y muchas carreteras cortadas. La peor parte se la ha llevado la localidad vizcaína de Getxo, donde hoy centenares de escolares no han podido ir a clase.

Aparte de Getxo, el resto del País Vasco también recupera poco a poco la normalidad en una jornada en la que ha dejado de llover, pero en la que aún permanecen cerradas al tráfico varias carreteras, entre ellas el Corredor de Uribe Costa a la altura de la localidad de Getxo, uno de las vías más transitadas de la provincia, informó la Ertzaintza.

Bajada del nivel en Miranda

En Miranda de Ebro (Burgos), en estado de alerta ante la crecida de los tres ríos que pasan por la ciudad, el Ayuntamiento ha señalado con alivio que el caudal de las aguas empieza a bajar, de 5,30 metros en la madrugada a 3,85 esta tarde. El Consistorio ha añadido que la tendencia para las próximas horas es que el agua siga bajando.

En Cantabria, el consejero de Presidencia y Justicia, Vicente Mediavilla, ha señalado que los municipios afectados por las inundaciones durante el fin de semana y la red de carreteras están recuperando la normalidad.