El responsable del Palacio de la Música desmiente el cierre

Una asociación asegura que hoy es el último día que proyecta películas tras 80 años

La Asociación Nacional de Amigos de los Teatros de España (Amite) ha denunciado que hoy, tras más de 80 años de actividad, el cine Palacio de la Música de la Gran Vía madrileña cierra sus puertas. Sin embargo, los responsables de la empresa que explota el local han desmentido la noticia a este periódico. Así las cosas, no será hoy, pero sí un día de estos, ya que el Palacio de la Música ha pedido al Ayuntamiento un cambio de uso. Cuando cierre, serán 15 los cines del centro que han bajado el telón desde 2004.

"No sé de dónde viene este rumor, pero el cine aún no se cierra", ha explicado el director del Palacio de la Música, Antonio Muñoz, para añadir: "Esta semana no se clausura seguro". Que los cines se cerrarán más pronto que tarde es algo sabido, pero la fecha definitiva aún no se conoce. La Fundación Caja Madrid y los empresarios de Palacio de la Música, entre los que se encuentra el constructor valenciano Juan Bautista Soler, están ultimando detalles de la compra. Los rumores del cierre han surgido a raíz de un comunicado difundido ayer por Amite. Este periódico ha tratado insistentemente de contactar con dicha fundación, sin éxito, para conocer el origen de su información.

Un centro comercial y un auditorio

Debido al rumor, los empleados que estaban esta tarde en las taquillas se han hartado de repetir que el cine no cierra. "Hasta el 15 de junio estaremos aquí", asegura uno de los trabajadores. Pero la dirección del Palacio tampoco ha confirmado que ésta sea la fecha del punto y final. A su lado, el Avenida, propiedad también de la familia Soler, echó el cierre hace más de un año. Los carteles de Tú la letra y yo la música y Premonition siguen colgados de la balconera. Ambos edificios se mantendrán en pie al estar protegidos, pero el Avenida será un centro comercial y el Palacio, posiblemente un auditorio.

Hasta marzo de 2004, los cines de Madrid no podían tener más uso que el de salas de proyección, tal y como estipulaba el Plan General de Ordenación Urbana aprobado en 1997. Sin embargo, en marzo de 2004 el gobierno municipal de Alberto Ruiz-Gallardón cambió las reglas y desprotegió su uso. Desde entonces, 14 cines del centro han dejado de serlo, en breve 15. La oposición acusa al Ayuntamiento de dejar morir un eje cultural como la Gran Vía, a lo que el PP contesta que los hábitos de los espectadores han cambiado: el cine se ve por Internet, alquilado en videoclubs o en las macrosalas de las afueras. Los cines del centro no son rentables, sostiene la Sociedad de Empresarios de Cine de España (Secie), que desde 2002 reclamaba un cambio en la normativa. Alega que el cambio de costumbres del público les obligaba a abrir las salas de Gran Vía perdiendo dinero (y mucho) o cerrar, ya que, hasta la reforma, alquilar los locales era imposible.

La Secie asegura que en 10 años la afluencia de público a las salas de la Gran Vía ha caído un 75%. En el comunicado de Amite, que se define como una asociación constituida para proteger el patrimonio teatral-arquitectónico de España, se asegura que el cierre va a ser hoy y considera que es una "lamentable noticia que se viene a añadir al cierre masivo de las históricas salas de Madrid y en especial de la Gran Vía madrileña, que hasta hace unos años fue denominado el Broadway español". La Asociación teme que continúe "el efecto dominó" que comenzó con otras salas de cine que poblaban la arteria madrileña -Avenida, Pompeya, Imperial, Rex, o el Azul-, con lo que también podrían verse afectados próximamente cines como el Callao o Capitol. Amite explica además que "tras levantar el Ayuntamiento de Madrid la protección de uso cultural a las salas de Madrid, se han cerrado y destruido más de 14 cines en Madrid", alguno de ellos "historia del teatro español" como el desaparecido Cine Fuencarral, hoy un bloque de viviendas.

De 700 salas a apenas 20

"Madrid llegó a tener en los últimos 70 años más de 500 salas de cine y hoy no son más de 20 las que quedan en el centro de la ciudad", añade. En este sentido, Amite pedirá al Ayuntamiento "un plan especial de protección de las salas de cine históricas de Madrid", como son todas las de la Gran Vía, los cines Roxy, Luchana, Palafox o Cid Campeador. "Según se ha filtrado, la Fundación Caja Madrid estudia la compra del edificio a sus propietarios para convertirlo en auditorio de música", explica la nota y añade que "el Ayuntamiento de Madrid descarta la compra, aunque el alcalde declaró en su día estar interesado".

Hace una semana, Gallardón negó que el Ayuntamiento tenga ninguna intención de comprarlo, aunque aseguró que esa instalación seguirá siendo un espacio escénico. Un mes antes, la Comisión Ordinaria de Urbanismo rechazó la admisión a trámite del Plan Especial para el cambio de uso de actividad de los cines a un área comercial. Se convierta o no en auditorio, el Palacio de la Música, ubicado en el número 35 de la Gran Vía, tiene un nivel 1 de protección, lo que implica que sus elementos exteriores e interiores no se pueden alterar. Se construyó en 1928 según el diseño del arquitecto Secundino Zuazo Ugalde, autor de la Casa de las Flores y del Frontón Recoletos en Madrid. Se inauguró en noviembre de aquel año con la película La Venus africana. ¿Hasta cuándo?

El edificio se construyó en 1928 según el diseño del arquitecto Secundino Zuazo Ugalde.
El edificio se construyó en 1928 según el diseño del arquitecto Secundino Zuazo Ugalde.EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS