Ribadeo entierra entre aplausos a Calvo-Sotelo

El ex presidente del Gobierno, despedido con honores de Estado en una ceremonia en el Congreso presidida por Zapatero

Los vecinos de Ribadeo (Lugo) han despedido con aplausos los restos mortales del ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo-Sotelo, enterrado en el panteón familiar del cementerio municipal de esta localidad. Poco antes se ha oficiado una misa funeral en la iglesia parroquial de Santa María do Campo, donde sonó la melodía Negra sombra, una canción popular gallega recogida en la poesía de Rosalía de Castro.

El presidente de la Xunta de Galicia, Emilio Pérez Touriño, le ha definido como un gallego de "sentimiento y vocación". Una de sus vecinas, Benigna Torviso, cuyos hijos compartieron juegos con varios hijos del ex presidente y su esposa, Pilar, le ha calificado de "persona excelente" que a menudo prescindía de sus escoltas para ir a navegar. Le gustaba ir a su aire. Ya no hay políticos como él", se lamentaba esta mujer al salir de la capilla ardiente instalada en el ayuntamiento.

Más información

No han faltado al sepelio ex ministros de su Gobierno como Rodolfo Martín Villa y Alberto Oliart, así como el hijo de Adolfo Suárez, a cuyo padre sustituyó Calvo Sotelo tras su renuncia al frente del Ejecutivo en febrero de 1981, un cargo que ocupó hasta diciembre de 1982, una vez que Felipe González tomó posesión como presidente electo tras las elecciones de octubre de ese año.

Durante la homilía, el obispo de Mondoñedo-Ferrol, Manuel

Sánchez Monge, ha recordado que en tiempos difíciles Calvo Sotelo propició "la reconciliación y el diálogo entre unos y otros para llegar a pactos".

Horas antes, los acordes del Réquiem de Mozart, interpretados por la banda de música de Ribadeo, habían recibido la comitiva con los restos mortales del ex presidente del Gobierno a su llegada a la Casa Consistorial de esta localidad. En la escalinata del Ayuntamiento aguardaban las autoridades, encabezadas por el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño; la presidenta del Parlamento gallego, Dolores Villarino; el delegado del Gobierno, Manuel Ameijeiras, y el alcalde de la ciudad, Fernando Suárez Barcia, entre otras personalidades.

Además, unas trescientas personas aplaudieron la llegada de la comitiva, encabezada por la esposa del fallecido, así como por otros familiares, entre ellos su sobrina Mercedes Cabrera, ministra de Educación.

Calvo-Sotelo, gran aficionado a la música, era miembro de honor de la banda de música de esta localidad lucense, de la que también era hijo adoptivo y alcalde honorífico, a la vez que marqués de la ría de Ribadeo, un lugar en el que pasó su juventud y solía veranear.

El féretro con los restos mortales del ex presidente del Gobierno había partido esta mañana a las diez del Congreso de los Diputados, donde fue despedido con honores de Estado. El féretro salió por la Puerta de los Leones del Congreso a hombros de militares del Ejército de Tierra. Nada más abandonar el edificio se guardó un minuto de silencio y, a continuación, desfiló un batallón mixto de los tres Ejércitos y la Guardia Civil para rendir honores de Estado al ex jefe del Ejecutivo.

Con la familia estuvieron el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y los presidentes del Congreso, José Bono, y el Senado, Javier Rojo. En la plaza de Neptuno se vivió el momento más emotivo de la ceremonia de despedida, con el toque de oración y una salva de honor.

Presencia de autoridades

Minutos antes de las diez de la mañana, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega; la ministra de Educación, Mercedes Cabrera; el presidente del Tribunal Supremo y del Poder Judicial, Francisco José Hernando, y la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, salían del edificio del Congreso para aguardar, en la escalinata, la salida del féretro. Se encontraba también el líder de la oposición, Mariano Rajoy, flanqueado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, además de los miembros de la Mesa del Congreso y del Senado, entre otras autoridades y parlamentarios.

Don Juan Carlos depositó sobre el féretro el Collar de la Real y la Distinguida Orden de Carlos III ATLAS

Las tertulias del bar Cantón

En el bar Cantón, en el plaza del Ayuntamiento de Ribadeo, aún se recuerdan las cenas y tertulias políticas que el ex presidente Calvo-Sotelo mantenía con sus amigos de la localidad lucense de Ribadeo cada verano. Nemesio, el dueño del bar, explica que todos los 14 de agosto un grupo formado por unos quince amigos, en el que estaba Calvo-Sotelo, se reunía para cenar y recordar viejos tiempos. "De ese grupo, ya sólo quedan dos o tres que se reúnen para hacer una tertulia política en la terraza de bar. El ex presidente ya hace unos años que no participaba en la cena y tampoco en la tertulia, pero a veces venía con su esposa Pilar a almorzar después de comprar el periódico", afirma el dueño del bar.

Lo más visto en...

Top 50