Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso aprueba el 'minitrasvase' a Barcelona sin votos en contra

Los socialistas reciben el apoyo de todos los grupos excepto CiU y ERC, que se han abstenido.- Solbes dice que el rigor presupuestario de la anterior legislatura permite la inyección de recursos en la economía

El pleno del Congreso ha aprobado con los votos a favor del PSOE, PP, PNV, Coalición Canaria, ICV y UPyD y la abstención de ERC y CiU, la convalidación del decreto ley de medidas excepcionales para garantizar el abastecimiento de agua a cinco millones de personas a partir de otoño y durante nueve meses en el área metropolitana de Barcelona, hasta la entrada en funcionamiento de la desaladora de El Prat.

En el debate, la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, ha calificado esta medida como "una reasignación temporal de caudales, con un volumen limitado (hasta 4 hm3/mes) y para un ámbito delimitado, que no permite sacar una gota adicional del río Ebro".

El PP solicitó, sin conseguirlo, la tramitación del texto como proyecto de ley y ha acusado al Gobierno de "faltar a la verdad" al decir que la medida no supone variar el caudal del Ebro. CiU y ERC se opusieron a la disposición que prevé, en cualquier territorio, medidas similares en circunstancias parecidas.

El decreto ley convalidado por la Cámara Baja regula las obras de conexión del Sistema del Consorcio de Aguas de Tarragona con el Sistema de Abastecimiento del Ter-Llobregat, por las que, de persistir la sequía, se trasvasarán 3,9 hectómetros cúbicos al mes hasta Barcelona por dos vías: agua sobrante del minitrasvase de Tarragona y contratos de cesión de derechos de agua a regantes del Ebro.

Rigor presupuestario

Antes, el Congreso convalidó el decreto ley del Gobierno con medidas para impulsar la actividad económica gracias al voto favorable del PSOE y el apoyo de Coalición Canaria y con la abstención de la mayoría de los grupos, incluido el Partido Popular.

Este primer Pleno de la segunda legislatura de Zapatero comenzó con una defensa del vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, del rigor presupuestario de los últimos cuatro años. En su opinión, ese control ha permitido ahora inyectar recursos en la economía, dentro de la "complicada coyuntura mundial".

Solbes ha defendido el decreto de medidas económicas impulsado por el Gobierno, que contempla 10.000 millones de euros para familias y empresas. El vicepresidente ha subrayado que el plan del Gobierno busca, por un lado, la "protección de trabajadores, empresas y familias ante la nueva situación económica" y, por otro, impulsar la economía, "siempre dentro de la estabilidad presupuestaria".

El vicepresidente ha vuelto a recordar la rebaja del IRPF -los célebres 400 euros-, la ampliación de las exenciones en relación con la deuda pública en el Impuesto sobre la Renta de no Residentes y la modificación del concepto de rehabilitación de edificios para mejorar su tratamiento fiscal. Asimismo, Solbes insiste en la importancia de las medidas para impulsar la financiación de las pymes y favorecer la recolocación de trabajadores desempleados.

Cristóbal Montoro se ha estrenado como portavoz del PP en materia económica. Para su partido, hay crisis económica porque se destruye empleo y ha calificado de "injusta" la medida de los 400 euros. Montoro ha pedido que el decreto ley del Gobierno se tramite como proyecto de ley "para que se pueda modificar", una solicitud que no prosperó.