Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cocaína en tablones y neumáticos

Cuatro detenidos y localizados dos laboratorios para la elaboración de la droga en Madrid

La Policía Nacional ha desarticulado una organización de narcotraficantes que introducía cocaína en España oculta en tablones de madera huecos y en el interior de neumáticos usados, en una operación en la que han sido detenidas cuatro personas y se ha localizado dos laboratorios para la elaboración de la droga, ambos en Madrid.

Según ha informado la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil, la organización se dedicaba presuntamente a la introducción en España de cocaína base y a su transformación en clorhidrato de cocaína. La Policía ha arrestado a tres individuos de nacionalidad colombiana y otro español y ha intervenido 20 kilos de cocaína y otros cinco de pasta base aún sin elaborar.

Los laboratorios han sido localizados en Madrid capital y en la localidad madrileña de Fuente el Saz del Jarama, y en ellos se han encontrado, entre otros efectos, diversos útiles para la elaboración de la droga. La pasta base de coca llegaba a España oculta en tablones huecos y en el interior de neumáticos de vehículo usados y este último método era utilizado también por la organización para enviar al extranjero los beneficios obtenidos con la venta de la droga.

Los arrestados disponían de más de 1.100.000 euros, listos para enviar a Colombia, que han sido incautados. Una vez elaborada, la cocaína era distribuida por diversas provincias y una de las principales receptoras era la isla de Ibiza con vistas al próximo verano. Precisamente, la investigación, realizada por agentes del Grupo Especial de Respuesta al Crimen Organizado (GRECO) en colaboración con la Unidad Combinada de Vigilancia Aduanera, se inició en Ibiza el pasado mes de enero.

Entonces, los investigadores detectaron la presencia en esa isla de varios individuos de origen colombiano, que introducían en la isla grandes cantidades de cocaína que era remitida desde la Comunidad de Madrid. La droga, tras ser introducida en forma de pasta base, era trasladada hasta los laboratorios de la organización donde era transformada en clorhidrato de cocaína. En los laboratorios se disponía de todo lo necesario para la manipulación de la droga, así como de su sello propio, una calavera pirata, con la que marcaban los paquetes una vez prensados para distinguirla del resto de fabricantes.

Uno de los laboratorios se encontraba en un chalet en una lujosa urbanización de Madrid, donde vivía uno de los detenidos para dar una apariencia de normalidad entre los vecinos y no levantar sospechas. Los detenidos son V.M.N., de 38 años y nacionalidad española, y los colombianos P.A.P.N., de 31 años; I.N.P., de 53 años; G.S.G., de 33.