Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dada de alta la menor que fue hospitalizada tras recibir una brutal paliza en Ermua

La familia de la joven sospechan que las vejaciones realizadas por otros 12 menores pudieron ser grabadas

La adolescente de 15 años que sufrió una brutal paliza el pasado día 10 en las pistas deportivas de un colegio del municipio vizcaíno de Ermua ha sido hoy dada de alta del Hospital Donostia, donde permanecía ingresada desde hace diez días.

Según informaron fuentes del Servicio Vasco de Salud, la menor fue operada el día 11 de las graves lesiones que sufrió en su ojo izquierdo y ha abandonado hoy el centro sanitario. No obstante tendrá que someterse a revisiones y será atendida nuevamente por los servicios de cirugía maxilofacial y oftalmología, que participaron de forma conjunta en la operación, ya que, además de las lesiones en el ojo, presentaba golpes en la cara.

Según ha confirmado hoy el departamento vasco de Interior, los padres de la menor interpusieron una denuncia por la paliza que había recibido su hija y la Ertzaintza mantiene abierta una investigación para identificar a los autores del ataque, al tiempo que el juez encargado del caso ha decretado secreto del sumario. Los familiares sospechan que la grabación pudo ser grabado por los agresores.

El departamento de Educación del Gobierno vasco ha explicado que desde el centro educativo ha habido un contacto permanente con las familias de ambas. La agresora amenazó la semana pasada con un intento de suicidio y ha recibido amenazas. Hoy mismo, según Educación, ha sido recogida por su madre, y es previsible que no vuelva al centro escolar por un tiempo.

El alcalde de Ermua, el socialista Carlos Totorika, ha calificado la agresión "como un hecho aislado que podría haber ocurrido en cualquier otro lugar". Totorika ha pedido durante la rueda de prensa celebrada en el consistorio que "se respete la intimidad de los implicados", al tiempo que ha manifestado su "solidaridad y afecto con las familias de los jóvenes implicados".

Los agresores no solo la golpearon sino que "le quemaron el pelo, le orinaron encima y le pasaron una moto por encima de la rodilla", relataron a Diario Vasco familiares de la víctima. La menor tiene graves lesiones en un ojo, con el nervio óptico gravemente dañado.

La agresora sufre "serios desajustes familiares"

El departamento de Educación del Gobierno vasco ha enviado un comunicado hoy en el que explica las causas que han podido motivar la agresión. En él dice que la alumna agresora sufre "serios desajustes familiares", mientras que la agredida tenía "una relación conflictiva con el resto de los alumnos".

Educación ha explicado también que la agresora llegó al centro escolar Anaitasuna hace dos años procedente de un piso de acogida. Ante los problemas de comportamiento y de falta de integración, en el curso pasado fue enviada a un programa complementario. Está sujeta a medicación, pero no suele seguir el tratamiento médico indicado.

La adolescente agredida también acudía a los programas complementarios del centro educativo por ser hiperactiva y tener una relación con sus compañeros "conflictiva". La familia, por su parte, asegura que varios vecinos pasaron por el lugar y no hicieron nada. Tan sólo un joven que intentó impedir la paliza fue golpeado "a palos" por los agresores, según relata la familia, que ha presentado una denuncia con los nombres de los dos jóvenes que participaron en la agresión y que conoce la menor.