Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos tildan de "crítica" la situación de la sanidad

La apertura de los nuevos hospitales "la está paralizando"

La Sanidad madrileña precisa 99 pediatras para que no siga "empeorando la calidad asistencial" de los niños de entre 0 y 14 años, según han afirmado hoy pediatras y médicos de familia de distintas asociaciones madrileñas en una rueda de prensa en la que han calificado de "crítica" la situación de la sanidad de esta región en general y de "especialmente crítica" la de la atención primaria.

Los médicos de familia y los pediatras de la Federación de Médicos y Titulados de Madrid, la Sociedad Madrileña de Medicina General, la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y comunitaria, la Sociedad Madrileña de Atención Primaria, la Asociación Madrileña de Pediatría de Atención Primaria, la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria y la Sociedad de Pediatría de Madrid y Castilla-La Mancha han acusado también al Gobierno regional de "paralizar" el resto de la sanidad pública con la apertura de los nuevos hospitales.

Todos ellos han pedido a los políticos que dejen de utilizar al médico como arma de confrontación en las controversias electorales y que trabajen por llegar a un "consenso" en la sanidad, como el existente en las pensiones. El pediatra Javier Blanco, que ha hablado en nombre de sus colegas representados en la rueda de prensa, ha explicado que actualmente, cada pediatra de la Comunidad de Madrid tiene asignado un cupo de 1.000 niños, cuando, según los profesionales, lo recomendable sería no sobrepasar los 900 pequeños por profesional. Para que cada pediatra atienda a un total de 900 niños en la Comunidad de Madrid hacen falta 99 profesionales más, ha calclado Blanco, quien ha matizado, no obstante, que ya con la situación actual, 1.000 pequeños por médico, faltan 33 pediatras.

Saturación e inestabilidad laboral

Este profesional ha indicado también que la falta de pediatras en la Comunidad de Madrid lleva a la saturación de pacientes en las consultas y en los centros hospitalarios, una situación que, en su opinión, se debe a la falta de planificación de recursos humanos por parte de las administraciones. Además, en Madrid los pediatras soportan un "altísimo" grado de inestabilidad, ya que el 17% de ellos son interinos, una cifra que en el caso de los profesionales que tienen turno de tarde llega hasta el 26%. La principal consecuencia de esta situación es el "empeoramiento en la calidad asistencial y de trato humano" que reciben los pacientes", así como la migración de estos profesionales hacia otras parcelas, como la sanidad privada, o hacia otros países, en cuanto pueden. Para solucionar o mejorar este panorama, los pediatras proponen una mayor flexibilización de los horarios (muchos trabajan en turno de tarde siempre), incentivación de la conciliación entre la vida familiar y profesional y, sobre todo, optimización la política de recursos humanos para que los profesionales formados por la sanidad pública no "huyan" de ella.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria, Paulino Cubero, ha denunciado que "los políticos están más ocupados en captar votos" que en generar recursos para aspectos fundamentales como la sanidad. En la sanidad madrileña, la situación "de crisis" se debe, entre otros aspectos, a la falta de recursos que se dedica al primer nivel asistencial, que obtiene sólo el 15% del dinero destinado a sanidad; al desequilibrio entre la oferta de médicos y la demanda asistencial, y a la falta de planificación por parte de las administraciones. En opinión de estos médicos de familia, sí faltan facultativos en Madrid y en España, pese a que la Organización Médica Colegial dijera ayer que esa falta es "puntual" y sólo en algunas especialidades.

Del mismo modo, esta situación se debe a la "desmesurada" burocracia que soportan diariamente los médicos de familia, que dedican el 40% de su jornada de trabajo a hacer recetas, prolongar incapacidades laborales, rellenar informes, etc. Para paliar esta situación, los facultativos proponen aumentar el dinero destinado a la atención primaria, desburocratizar las consultas médicas con herramientas como la receta electrónica, "despolitizar los sistemas de gestión" y mejorar las condiciones laborales de los profesionales, para que se sientan más agusto en su trabajo y no "huyan" de él.