Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Padres y profesores se encierran en la guardería Valle del Oro para impedir su derribo

Ya han cortado el agua y les van a cortar la luz, por lo que temen que el derrumbe sea inminente

Unas 50 personas, entre padres, profesores y sindicalistas, están encerradas desde esta mañana en la escuela infantil pública Valle del Oro, en el distrito madrileño de Carabanchel, para impedir su demolición que, aunque estaba prevista para mañana, temían que se fuera a adelantar a hoy. Ya han cortado el agua y les van a cortar la luz, por lo que sospechan que el derrumbe es inminente. Los 60 niños que asistían a esta guardería, declarada en ruina tras detectarse importantes grietas en su estructura, han sido trasladados por la Comunidad de Madrid a otro centro, Cinco Lobitos, pero los padres se oponen.

Los pasillos están llenos de juguetes tirados por el suelo. Quedan aún muchos muebles y la cocina está sin desmantelar. Todavía cuelgan los adornos navideños de las paredes. Según ha informado la presidenta del comité intercentros de las escuelas infantiles de la Comunidad, Carmen García Espartero, los afectados han decidido encerrarse después de que la reunión que han mantenido con representantes de la Consejería de Educación terminara sin que éstos atendieran sus peticiones. Los padres del Valle del Oro no quieren que se traslade a sus hijos a la escuela Cinco Lobitos, un centro nuevo (costó 1,8 millones de euros) que pertenece al Gobierno regional, pero cuya gestión está en manos de una cooperativa, informa Álvaro Corcuera.

Los problemas del traslado

Y se oponen porque el centro está a siete kilómetros, a 45 minutos en autobús o a seis paradas con un transbordo en metro. De no haber otra solución, lo padres piden una ampliación del horario de la guardería para que les dé tiempo a llevar y traer a los niños del colegio. Otro problema es que los profesores cambiarán, mientras que la decena de educadores del Valle del Oro trabajará en otros centros con un "traslado forzoso", según CC OO. Los encerrados pretenden que los profesores sean trasladados junto a los alumnos a la guardería privada y también exigen que la Consejería se comprometa a construir otra escuela infantil pública en el solar que ocupa la del Valle del Oro.

A pesar de que estaba previsto que los más de 60 niños de esta escuela comenzaran hoy sus clases en la Cinco Lobitos, "sólo diez lo han hecho porque sus padres quieren que se trasladen junto a sus profesores", según García Espartero. "Nadie ha visto ninguna orden de demolición, exigimos a Eduación que enseñe los informes y dé la cara", ha declarado a los periodistas en una de las aulas Inés Sabanés, diputada regional de IU. "No han hecho nada en mucho tiempo, y ahora quieren tirarlo todo por la borda", añade. "La Comunidad ha actuado con negligencia e irresponsabilidad". IU ha solicitado a Educación todos los informes relacionados con Valle de Oro.

"Tenían un informe de Urbanismo que pedía medidas concretas desde hace meses y lo han ignorado", según la portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez. "Pero sí han decidido una demolición con carácter fulminante sin negociar ni consensuar nada". Menéndez ha añadido que el Gobierno de Aguirre ha tenido "en situación de riesgo" a los 60 niños de la escuela durante meses y pregunta por qué "tanta urgencia" para la demolición. El PSOE va a pedir un plan de inspección de los centros educativos madrileños, que ayer descartó Esperanza Aguirre. Sobre este asunto, el portavoz del Gobierno madrileño, Ignacio González, ha afirmado que el Ejecutivo regional ha "hecho lo que tenía que hacer" y ha actuado "rápidamente" para resolver el "grave problema estructural" que presenta la escuela. González ha hecho estas declaraciones en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, donde ha afirmado que informes de el Departamento de Edificación deficiente del Ayuntamiento de Madrid ya señalaron en septiembre pasado la "inviabilidad de mantener en pie" la escuela infantil.

¿Qué van a construir en su lugar?

Ante esa situación, que fue posteriormente verificada por la Comunidad, el vicepresidente primero regional ha señalado que el Gobierno madrileño decidió "cumplir escrupulosamente" lo que indicaba aquel informe, es decir, el derribo y la reubicación de los 60 niños. Según González, esta escuela infantil ocupa un edificio muy antiguo cuyas condiciones y "problemas estructurales muy importantes" hacían "inviable su mantenimiento". A pesar de eso, ha recordado que la Comunidad de Madrid llevaba "muchísimos años" tratando de mantener el edificio pese a todas las dificultades que presentaba, hasta que en septiembre de 2007 se recibió el informe municipal negativo.

Preguntado acerca del destino que la Comunidad podría dar a los terrenos que ocupa ahora la escuela Valle del Oro, el portavoz del Gobierno madrileño ha señalado que ahora "se trata de arreglar el problema" de los 60 niños del centro y de sus familias y garantiarles que los pequeños serán bien atendidos en el centro alternativo que se les ha facilitado.