Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo rechaza indemnizar a un hombre atacado por un tigre porque era "consciente" del riesgo

Werner Wilfrang fue atacado por un tigre de bengala cuando abrió la jaula de un circo para dar de beber a los felinos

El Tribunal Supremo (TS) ha rechazado que la empresa propietaria de un circo indemnice a un hombre que perdió su brazo izquierdo cuando lo introdujo en una jaula en la que había tigres de bengala ya que considera que éste asumió el riesgo que entrañaba esa acción "consciente y deliberadamente".

La Sala de lo Civil del TS ha desestimado así el recurso presentado por el ciudadano alemán Werner Wilfrang contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Castellón que confirmó la resolución del Juzgado de Primera Instancia que había estimado que el accidente ocurrió "por culpa exclusiva" de la víctima.

La sentencia señala que el accidente, ocurrido en 1997 en Vall d'Uxo (Castellón), tuvo lugar cuando el hombre, con la intención de dar de beber a los tigres, aunque "sin haber recibido orden o instrucción a tal fin", sorteó las vallas que rodeaban la jaula remolque, abrió el pestillo de seguridad que cerraba la trampilla por donde se alimentaba a los felinos e introdujo el brazo.

En ese momento uno de los tigres lo agarró por la extremidad y, tirando de ella, logró seccionársela.

Según el tribunal, el hombre era "plenamente consciente de la fiereza y agresividad de los animales, así como del peligro que entrañaba su acción, tanto más cuanto no era realizada por quien no era el cuidador habitual de los tigres, quien se debía ocupar de la rutina de su alimentación, y cuando suponía una invasión del espacio vital de éstos".

La Sala considera que la causa del accidente se encuentra "en la propia conducta" del hombre, quien, "consciente y deliberadaente", asumió el riesgo que implicaba una acción "que se revela carente de toda prudencia" y un resultado "previsible y claramente evitable", lo que conlleva la exoneración de la responsabilidad de la empresa de espectáculo circense dueña de los animales.

Además destaca que existían las medidas de seguridad exigibles a la empresa y necesarias para evitar el accidente, tanto por las vallas protectoras y delimitadoras del remolque en donde se hallaban los animales, como por los barrotes de metal de la jaula en la que estaban encerrados.

El TS tampoco declara la responsabilidad del Ayuntamiento de Vall d'Uxo, demandado también por la víctima, porque es "irrelevante" su intervención en el curso de los acontecimientos, ya que sólo concede la licencia para el desarrollo del espectáculo circense.