Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bomberos sacan del túnel en el que estaban encadenados a los dos 'okupas' de Casas Viejas

Ambos se encadenaron ayer en el centro sevillano para protestar por su desalojo

"La desproporción que parece el túnel es proporcional a la cantidad de trabajo, cariño, ilusión y ganas que hemos metido en Casas Viejas". Así explica Beatriz, portavoz de este edificio del barrio de la Macarena, en el centro de Sevilla, su oposición al desalojo ordenado por el juez de este local, ocupado por colectivos antisistema. La policía cercó el centro ayer y desalojó a cuatro personas encadenadas mientras en la calle se registraban enfrentamientos con simpatizantes de los colectivos afectados. Pero dos ocupas han permanecido hasta esta tarde encadenados en un túnel a cuatro metros de profundidad. Iván Díaz, un profesor de la facultad de Geografía e Historia de Sevilla, de 28 años, ha aguantado 40 horas. Su compañero de protesta, Agustín, un carpintero y albañil, se ha resistido casi una hora más, hasta que finalmente los bomberos han conseguido sacarle.

iván ha sido trasladado al Hospital Virgen del Rocío y posteriormente a dependencias policiales. Los agentes se ha hecho cargo también de Agustín. En principio ambos estarían imputados por un presunto delito de desobediencia grave a una orden judicial.

La asamblea del centro diseñó y cavó durante un año el túnel. "Saben lo que hacen, son adultos y gente muy formada", afirma Diego Cañamero, líder del Sindicato de Obreros del Campo que, desde el jueves por la noche, ha ejercido como mediador a petición del colectivo social.

Durante todo el día, dos vehículos de bomberos han descargado atalaje y herramientas destinadas al apuntalamiento de un túnel. Esa ha sido la estrategia empleada: un pasaje subterráneo paralelo para liberar a los dos hombres. El más joven, Iván, ha sido el primero en salir. A las 19.30 y lo ha hecho en camilla directo a una ambulancia que esperaba en la puerta del inmueble. Poco después lo hacía Agustín.

Decenas de simpatizantes se han agolpado en los alrededores del centro con vítores, aplausos, pitos y silbidos. "Está bien, ha salido mareadito, con sensación de claustrofobia y es que ahí había mucha humedad; menos mal que es ya de noche que si no, no aguanta", ha contestado un bombero a un vecino interesado por su estado. Los comentarios eran que el otro, Agustín, estaba "más fuerte moralmente" y "resistía más".

El foro de Casas Viejas ha convocado dos manifestaciones para mañana, a las 12.00 y 18.00: de la Plaza del Pumarejo (anexa al local) a la Plaza Nueva.