Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CINE

Daniel Radcliffe se confiesa "feliz" por no morir en el último libro de Harry Potter

El intérprete sueña con su futuro tras la saga del joven mago y aspira a ser "una estrella de teatro en Brodway"

Harry Potter vivirá al final de la saga. Con este descubrimiento el joven actor, Daniel Radcliffe, respiró tranquilo al leer el último libro y saber que no tendrá que amargar a sus fans con una muerte que culminara las aventuras del joven aprendiz de mago. En una entrevista exclusiva que el actor ha concedido al rotativo Bild, Radcliffe desvela que se sintió "feliz al comprobar que no tengo que morir". El actor reconoce que empezó el libro directamente por el epílogo. "Harry lleva a sus hijos al tren de Hogwarts", cuenta el actor, es decir, de la misma manera que su personaje empezó su aventura en el mundo de la magia.

Radcliffe ha contado también cómo vivió recientemente su entrada en la mayoría de edad. "Lo celebré de manera muy normal. Mi mejor regalo: la Playstation-3. Ahora incluso podría comprarme una moto, pero tengo miedo. Me he regalado un cuadro del artista estadounidense Jim Hodge", ha revelado el artista, que además ha añadido que también decidió dar la bienvenida a su 18 cumpleaños con un viejo amigo, "durante cuatro días, con motivo del encuentro de cricket entre Inglaterra y la India". El actor pudo beneficiarse de su estatus de famoso y consiguió "hablar con los jugadores". Con la llegada de los 21, admite, quizá "sea más degenerado".

El actor se ha confesado y ha reconocido ser un fanático de cualquier tipo de música, aunque ha añadido que a pesar de haber encarnado al mismísimo Harry Potter no se compra cosas caras y le gusta escribir cartas. El chico se autodefinde como "de lo más normal" y asegura que no tiene dirección de correo electrónico, ni desea conseguir un "iPhone" como otros adolescentes.

Con 18 años afirma que cree "en la evolución", pero no en Dios y sobre temas sentimentales no revela demasiado, aunque advierte que no tiene novia y que quiere a "todas las chicas". Su primer beso, asegura, lo mantendrá en la intimidad, y se limita a confesar, enigmáticamente, que "yo lo sé. Ella lo sabe. Pero nadie mas".

Cuando ruede las dos últimas películas que darán fin a la saga cinematográfica de Harry Potter, el joven intérprete británico desea convertirse "en un gran actor" y le "gustaría llegar a ser una estrella del teatro en Broadway". "Sueño con la vida después de Harry Potter. Me gustaría demostrarme a mí mismo de lo que soy capaz. Con el tiempo quiero ser padre. Pero no escriba ahora que me quiero casar. Soy demasiado joven aún", agrega.

El actor ha revelado que se levanta a diario a las siete de la mañana, desayuna cereales, le gusta jugar con sus dos perros, y ya no va al colegio porque recibe formación en casa con un profesor particular. "December boys", su última película, la considera un film anti Harry Potter, es decir, el inicio de la otra vida.