El Prado amplía en tres horas su entrada gratuita

No cobrará entrada de lunes a sábado en las dos últimas horas de visita y el domingo será gratis sólo en las últimas cuatro horas

El Museo del Prado no cobrará entrada de lunes a sábado en las dos últimas horas de visita a partir de noviembre y el domingo será gratuito sólo en las últimas cuatro horas de la jornada, según ha anunciado hoy el director del Prado, Miguel Zugaza. Con lo que se suma y se resta, habrá tres horas más de entrada libre por semana.

El museo pondrá en práctica esta medida a partir de noviembre para evitar la masificación de los domingos

"Con esta iniciativa queremos ampliar el régimen de gratuidad y evitar lo que sucede los domingos, que se genera mucha tensión con tantas visitas", ha explicado Zugaza. La medida "va a significar hacer tres horas más de gratuidad a lo largo de la semana pero también supone distribuirlas de una forma que puede ayudar a potenciar las visitas a lo largo de la semana", ha asegurado Zugaza. Este cambio de horario es una de las múltiples actividades programadas para celebrar la inauguración de la ampliación.

Así, la semana de la inauguración, del 31 de octubre al 4 de noviembre, los ciudadanos podrán visitar gratis este museo que, bajo el lema Te invitamos al Prado, establecerá un sistema de reservas para el público de otras ciudades, que les permitirá obtener una entrada gratuita para acudir al museo durante el mes de noviembre. Las entradas se podrán solicitar a través de su página web o del teléfono (902-10-70-77). La exposición Maestros modernos. Las colecciones del siglo XIX del Museo del Prado, compuesta por 95 pinturas y 12 esculturas, en la que estarán representados los grandes maestros del siglo XIX como los Madrazo, Rosales, Fortuny o Sorolla, será el gran atractivo de esta "puesta de largo" de la pinacoteca, al ofrecer a los visitantes la posibilidad de admirar cuadros que han estado almacenados durante casi una década.

Espera dos millones de visitantes

Preguntado por las obras que no hay que perderse en esta exposición, Zugaza resaltó la obra de Aurelio de Beruete, muy ligado a la historia del Prado, aunque ha matizado que toda esta colección que ha permanecido "casi invisible" tiene un gran interés porque son "imágenes casi emblemáticas de todo un siglo". Asimismo, y según ha explicado el director del Prado, se creará una "ambientación decimonónica" con representaciones teatrales y se organizarán actividades paralelas relacionadas con el siglo XIX como conferencias, coloquios, programas educativos y proyecciones cinematográficas.

Paralelamente a esta gran exposición sobre el XIX, Zugaza ha destacado que el público podrá admirar también en el museo las ocho esculturas de la colección de la reina Cristina de Suecia en la Sala de las Musas; los Leoni en el Claustro de los Jerónimos y una exposición, en el edificio de Villanueva, sobre Velázquez, que abordará una de las

facetas menos conocidas del maestro. La muestra, que se inaugura el 19 de noviembre bajo el título, Fábulas de Velázquez, ofrecerá una visión monográfica del artista desde el punto de vista histórico y narrativo. Ya para principios de año, se inaugurará una exposición sobre Goya y la Guerra de la Independencia en el marco de los actos conmemorativos que se realizarán en 2008 con motivo del bicentenario de esta contienda.

"Así, en los próximos seis meses consecutivos a la ampliación, habrá tres grandes citas con artistas muy vinculados al Prado", ha subrayado Zugaza. Con estas nuevas exposiciones organizadas en el marco de la ampliación, el Museo Prado se dispone a batir este año un récord de visitantes y espera superar los dos millones. Hasta el momento, las cifras constatan un aumento del 18% más que el año anterior en el mismo periodo. Hasta el día 23 de septiembre, se han contabilizado 1.900.000 visitantes, 300.000 más en estas fechas, según Zugaza.

El director del Museo del Prado, Miguel Zugaza, durante la entrevista.
El director del Museo del Prado, Miguel Zugaza, durante la entrevista.EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS