Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pánico en la M-501

Conductores temerarios acosan y agreden a los que circulan los fines de semana en esta carretera

La M-501 o carretera de los pantanos ha sido el escenario de conducciones temerarias durante las noches de los últimos fines de semana y, algunos conductores que recriminaron a los peligrosos su actitud, fueron víctimas de acoso y de pequeños golpes en sus coches. Incluso se llegó a producir una agresión física el fin de semana pasado.

Una de las víctimas, J.V. asegura que identificó ante la Guardia Civil la marca de los dos coches de los agresores, un Audi A3 negro y un Seat León amarillo, cuyos ocupantes, después de agredirle, se dirigieron hacia San Martín de Valdeiglesias. Los ocupantes de ambos vehículos pasaron por el casco urbano del municipio a más de 100 kilómetros por hora, intimidando a vehículos y peatones, para desviarse después hacia el municipio de El Tiemblo, según han ratificado testigos presenciales. J.V., que no quiere que se conozca su nombre ni dónde vive por miedo a las posibles represalias, ha manifestado que los hechos sucedieron sobre las once de la noche del pasado fin de semana y las personas que le agredieron iban "con pelo a lo mohicano y pendientes por todas partes".

Todo comenzó con una maniobra temeraria de los agresores que fue recriminada con un cambio de luces por parte de la víctima a la que obligaron a hacer una maniobra brusca para evitar un accidente. El vehículo que había hecho la maniobra temeraria esperó la llegada del coche que conducía J.V en la rotonda de Chapinería y entonces se produjo una persecución que concluyó cuando la víctima se vio obligada a parar por un frenazo brusco del agresor después de rebasarlo. "En ese momento se paró otro coche justo detrás de mí, del que se bajo otro individuo, quien sin mediar palabra me propinó varios puñetazos en la cara, mientras el primero me sujetaba la cabeza, tras lo cual, los dos coches emprendieron la huida a toda velocidad", indica la víctima. En otros casos, según han comentado algunos protagonistas, los dos coches se situaban uno delante y otro detrás y, mientras uno le frenaba, el de atrás le golpeaba el parachoques, o poniéndose a su altura, le intentaban sacar de la carretera.

"No tenían efectivos suficientes"

Al parecer, todos los casos se han producido desde hace 15 días y, según manifiesta J.V., "esta zona no tiene ninguna vigilancia de la guardia civil las noches de los fines de semana". "Cuando llamé para denunciar mi agresión -asegura J.V.-, me dijeron que no tenían efectivos suficientes y que los que había estaban controlando la A-5". Un portavoz de la Comandancia de la Guardia Civil de Tres Cantos ha informado de que no tienen constancia de denuncias o llamadas a cualquier puesto de la Guardia Civil o de la Policía Nacional sobre las agresiones que, al parecer, diversos conductores han sufrido en la carretera M-501.

Ante la gravedad de los hechos dados a conocer a la prensa por algunos de los afectados, la Guardia Civil ha animado esta tarde a todos aquellos que hayan sufrido éstas agresiones a que presenten la oportuna denuncia en cualquier puesto en comisaría de policía, para que de esta forma puedan actuar. El joven J.V, que sufrió la agresión el viernes pasado en la rotonda de Navas del Rey, ha reconocido que no formuló denuncia formalmente, aunque se presentó en un puesto de la Guardia Civil para hacerlo y desistió cuando le dijeron que, como no podía aportar las matrículas de los coches de los agresores, "poco podían hacer, pero que si quería presentar la denuncia que lo hiciera", asegura.

No obstante, al conocer la invitación de la Comandancia a que se denuncien estos casos, J.V. agrega que no sólo la va a presentar él, sino que va a animar a todos los que conoce "que también han sufrido estas agresiones a que lo hagan, después de saber que la guardia civil lo necesita para actuar".