Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

De lavabos a atracción turística

Los aseos del aeropuerto de Mineápolis, donde fue detenido un senador, se han convertido en el principal atractivo para los viajeros

Los lavabos del aeropuerto internacional de Mineápolis (EEUU) en los que fue detenido el senador republicano Larry Craig, acusado de presunta conducta lasciva, se han convertido en una atracción turística para los viajeros.

Desde el pasado 11 de junio, los servicios de la terminal principal del aeropuerto de Saint Paul son mucho más frecuentados e incluso, según varios medios locales, puede que sean los más fotografiados.

Sin embargo, sus visitantes se mueven más por curiosidad que por necesidades fisiológicas, ya que el urinario fue el escenario del arresto del senador de Idaho por parte de un policía de paisano, que investigaba sobre la conducta sexual en uno de los servicios para hombres.

Los trabajadores del aeropuerto aseguraron a la cadena televisiva KTVB que desde que saltó el escándalo, les preguntan constantemente por dichos lavabos con el objetivo normalmente de fotografiarlos.

"Toman fotografías del baño cada día desde lo ocurrido. Todos los días alguien te para y te pregunta: ¿Es este el baño?", dijo Royal Zeno, que trabaja en un puesto de limpieza de zapatos próximo a la puerta de los famosos lavabos.

Craig fue arrestado durante unas horas el 11 de junio cuando un policía acusó al senador de haberle hecho propuestas lascivas. Sin embargo, el senador dijo que fue el propio agente el que le hizo "propuestas", y le acusó de haberle tendido una trampa.

El agente policial alegó que él estaba en uno de los inodoros cuando otro hombre entró a la cabina de al lado e hizo señales primero con un pie y luego con la mano, por debajo de la mampara que separa ambos recintos. Posteriormente, según el agente policial, él puso en el suelo su identificación y le indicó al ocupante de la cabina de al lado que saliera, que resultó ser un miembro del Congreso de Estados Unidos.

Craig, que afrontó grandes presiones para su renuncia, se declaró culpable a principios de agosto pasado pero posteriormente insistió en que no es homosexual ni cometió nada indebido. El senador de Idaho presentó la semana pasada un recurso en un tribunal del Condado de Hennepin (Minnesota, EEUU) para cambiar su declaración de culpabilidad en agosto.

En su recurso, Craig argumentó que entró en los baños "con el único propósito de utilizar las instalaciones" y que el movimiento de mano que hizo por debajo del separador fue para pedir papel higiénico al policía.

El suceso provocó una gran polémica, sobre todo porque Craig está casado y es, a juzgar por sus propias declaraciones, un acérrimo enemigo de los homosexuales. Craig se vio obligado a abandonar sus cargos en dos comités legislativos y anunció a principios de este mes que renunciará al escaño en el Senado a partir del próximo 30 de septiembre.

No obstante, varios medios estadounidenses han publicado que el político sopesa la posibilidad de continuar en el cargo.