Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pezón de Janet Jackson, ante la justicia

La CBS recurre la multa impuesta por la Comisión Federal de Comunicaciones por no impedir el incidente de la Super Bowl

Sigue trayendo cola el incidente protagonizado por Janet Jackson y Justin Timberlake en 2004, durante el intermedio de la Super Bowl, cuando este descubrió el pezón adornado de aquella. Ahora, ha llegado ante la justicia la apelación de la CBS contra la multa que le impuso la Comisión Federal de Comunicaciones por no impedir la emisión del asunto.

Representantes legales de la cadena comparecieron ayer ante un tribunal de apelación de Filadelfia para defenderse contra la multad de 27.500 dólares (19.885 euros) -la máxima estipulada para casos de indecencia- a cada una de las 20 estaciones de televisión que pertenecen a la cadena CBS y que transmitieron la polémica actuación de Janet Jackson.En total, 550.000 dólares (unos 398.000 euros), que la CBS quiere evitar pagar.

Los representantes de la cadena rechazaron el argumento de la comisión de que el asunto pezón fue un accidente que no se podía prever, y recurrieron ante el tribunal de apelación de Filadelfia la imposición de la multa.

No obstante, la FCC concluyó que la cadena "consciente y deliberadamente, no adoptó ninguna medida para prevenir la emisión" y que es "responsable del espectáculo que se emitió en el intermedio del encuentro".

En dicha actuación, que tuvo lugar en el descanso de la final de fútbol americano, Janet Jackson y el cantante Justin Timberlake, simulaban un intento de seducción mientras interpretaban a dúo el

tema Rock your body.

Al final de la canción, Timberlake tiró del vestido de gladiadora que lucía Jackson y rompió sin querer el tirante derecho, quedando al descubierto el pecho de la artista.

La cadena CBS se disculpó ante la audiencia por el incidente, al igual que Timberlake, que aseguró que no tenía ninguna intención de rasgar la ropa de Jackson. Sigue sin quedar claro si el "accidente" fue tal o, simplemente, se trató de un intento de llamar la atención. La prensa bautizó irónicamente el caso como El pezongate.