Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aumentan los problemas legales de Lindsay Lohan

La actriz ha sido acusada de iniciar una persecución automovilística a gran velocidad bajo los efectos del alcohol, sin licencia de conducir y en posesión de cocaína

Los problemas legales de la actriz Lindsay Lohan, de 21 años, siguen en aumento, tras la demanda civil presentada en Los Angeles contra la estrella, acusada de iniciar una persecución automovilística a gran velocidad.

La demandante Tracie Rice solicita daños y perjuicios por la supuesta persecución automovilística a la que se vio sometida por parte de la actriz y que podía haberle causado un accidente o incluso la muerte.

La supuesta persecución tuvo lugar la madrugada del pasado 24 de julio y concluyó con el arresto de Lohan bajo los cargos de conducir ebria, sin permiso de conducir y estar en posesión de cocaína. "Lo que Lohan hizo esa noche fue extremadamente peligroso y condenable", indicó Rice en un comunicado difundido a la prensa.

La niña prodigio de The Parent Trap y posteriormente estrella de la prensa del corazón se encuentra en la actualidad en un centro de desintoxicación. Se trata del tercer tratamiento reconocido de rehabilitación al que se somete la actriz en lo que va de año.

Se enfrenta a cinco años de cárcel

Además, la detención del pasado julio fue la segunda de Lohan en pocas semanas por conducir bajo los efectos del alcohol, tras un accidente de tráfico que sufrió contra un bordillo semanas antes. La también actriz de éxitos como Freaky Friday y Mean Girls tendrá que comparecer ante el juez el próximo 24 de agosto para responder de los cargos de conducir ebria.

La condena puede alcanzar los cinco años de cárcel, al existir también un cargo de posesión ilícita de drogas y conducir sin licencia. Rice era la pasajera del automóvil que conducía Michelle Peck, madre de una de las asistentes personales de Lohan que había sido despedida horas antes.

Durante la supuesta persecución, tanto Rice como Peck, temiendo por sus vidas, se pusieron en contacto con la policía y dirigieron su vehículo hacia la comisaría más cercana, en el área de Santa Mónica, para que pudieran detenerla.