Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rescatada la espeleóloga belga atrapada en una sima de Navarra desde el sábado

La herida se encuentra "sana y salva", según ha informado la Guardia Civil

Tras más de tres días atrapada en una sima de la localidad navarra de Isaba, los equipos han logrado rescatar a las 5.38 de la madrugada a la espeleóloga belga Anette van Houte, de 49 años. Tras un complicado rescate, la mujer ha sido trasladada a un hospital y se encuentra en buen estado de salud, excepto por la fractura que sufre en un pie tras la caída de una roca.

El rescate de la espeleóloga ha sido "el más importante y complicado" de los llevados a cabo en los últimos años en España tanto por la orografía del terreno como por la profundidad de la sima, según ha informado el coronel de la Guardia Civil Benito Salcedo, que ha calificado de "ejemplar" la coordinación de los grupos de rescate, en los que participaron un total de 142 personas, de las cuales 47 pertenecen a los equipos de Rescate en Montaña de la Guardia Civil, y el resto, a profesionales de Francia.

La mujer accidentada, de 49 años y experta espeleóloga, sufrió la fractura de tres dedos de un pie y una herida abierta cuando el pasado día 4 exploraba junto a cuatro compañeros la sima AN 51 de la Piedra de San Martín, de Isaba (Navarra). Desde ese día, varios equipos de rescate compuestos por agentes de la Guardia Civil, bomberos, gendarmería francesa y espeleólogos, trabajaron en el interior de la sima más de 40 horas, hasta que esta madrugada culminaban "con éxito" una operación de "enorme complejidad y de alto riesgo", según el delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa.

Un largo y complicado rescate

A 600 metros de profundidad, con una temperatura de cuatro grados y una humedad del 100%. El rescate de la espeleóloga belga Anette van Houtte, de 49 años, atrapada y herida desde el sábado en una sima en el término municipal de Isaba (Navarra), ha sido muy difícil. Los servicios de emergencia lograron llegar tras muchas horas de angustia hasta el lugar donde se encontraba la herida. Una vez allí, han tenido que remontar los cuatro kilómetros que tiene la galería desplazándola en camilla. En el último tramo, ha habido que superar una pared vertical de casi medio kilómetro y se han tenido que realizar dos micro-voladuras para ensanchar algunas cavidades por donde no entraba la camilla. Van Houtte ha pasado más de 80 horas en kla cueva.

Van Houtte se introdujo el pasado fin de semana, junto con un equipo de cuatro personas más, en una cueva por la que descendió cuatro kilómetros hasta alcanzar una profundidad de 600 metros. Durante el recorrido, la espeleóloga se apoyó sobre las rocas y una piedra le cayó en el pie causándole varias fracturas. Tres miembros del equipo salieron a pedir ayuda y se organizó un rescate que ha terminado esta mañana.