Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat impondrá sanciones de hasta 30 millones a los responsables del apagón

Los barceloneses afectados, unos 350.000, recibirán las compensaciones económicas a partir del próximo lunes

José Montilla ha afirmado este mediodía al finalizar su reunión con alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, y los responsables de Red Eléctrica, Luis Atienza, y Fecsa-Endesa, Rafael Miranda, que la Generalitat impondrá sanciones de hasta 30 millones de euros por el apagón que se produjo el pasado lunes y que afectó a 350.000 abonados.

Aunque no hay acuerdo sobre cuál de las dos empresas es la veradera responsable, el Presidente de la Generalitat ha dicho que Fecsa-Endesa se hará cargo de indemnizar a los afectados a partir del lunes. Los particulares recibirán las compensaciones en función de las horas que estuvieron sin luz. "es inaceptable que se falle estrepitosamente en un servicio esencial como es la luz", ha concluido Montilla, quien ha asegurado que en septiembre plantaraá un proyecto de ley que asegure el suministro de luz y la calidad energética suficientes para que no se produzca un nuevo apagón.

"Delimitar responsabilidades"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado hoy que el Ejecutivo está poniendo "todo su empeño" en que los ciudadanos sean compensados por los años producidos por el apagón en Barcelona, así como en garantizar el suministro a los españoles. En rueda de prensa, Zapatero ha adelantado que el Ejecutivo va a delimitar, en el ámbito de sus competencias, "las responsabilidades oportunas" y que "se tomarán las medidas necesarias" para que esta situación no se vuelva a repetir. "Barcelona es una de las capitales más importantes de Europa y, desde luego, no se merece que pueda volver a ocurrir una circunstancia como esta", ha concluido.

El líder del Ejecutivo ha calificado lo ocurrido en Barcelona de accidente "muy grave", si bien ha dicho que aunque el origen sea un accidente y no una carencia, el Gobierno "no va a eludir" su reponsabilidad sobre las inversiones en infraestructuras.

"Otra vez con malas caras al trabajo"

La avería de un tren a las 7.20 en la estación de Sants de Barcelona ha provocado, casi cinco horas después del accidente, retrasos generalizados en la red de Cercanías y en trenes de media y larga distancia, que en algunos casos han superado la hora. Un portavoz de Renfe ha explicado que los retrasos al mediodía han sido de 30 minutos en Cercanías y en los trenes de media y larga distancia que salen de Sants en dirección al sur, hacia Tarragona y Valencia, aunque diversos pasajeros denuncian retrasos de hasta 70 minutos, en líneas como la de Vic (Barcelona). El tren averiado, que cubría el trayecto Barcelona-Madrid, ha creado un tapón en esta estación neurálgica para la ciudad, que ha ocasionado una congestión del tráfico ferroviario pese a que el convoy ha sido retirado de las vías poco antes de las 9.00 horas. Justo a la misma hora se reanudaba el tráfico en la línea del aeropuerto de Barcelona, que a primera hora había resultado afectada por la avería. Los viajeros del tren que se ha quedado paralizado en Sants, un Alvia, han podido también seguir viaje con otro convoy similar aunque la salida de Sants se ha realizado con una hora y media de retraso. Uno de ellos, declaraba a EFE su hastío: "Ahora otra vez con malas caras al trabajo, problemas".

Más información