Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ayudas de 2.500 euros por nacimiento o adopción pueden pedirse desde hoy

La norma no entrará en vigor antes de noviembre y las primeras prestaciones se cobrarán en diciembre

Los padres podrán solicitar a partir de hoy la ayuda de 2.500 euros por nacimiento de hijo o adopción que se haya producido desde el 3 de julio, cuyo proyecto de ley que regula la medida se aprobó el pasado viernes por el Consejo de Ministros.

Pese a que el Gobierno ha remitido el proyecto de ley que regula esta ayuda al Parlamento y ha solicitado su tramitación con carácter de urgencia, la norma no estará en vigor antes de noviembre. Por ello, las primeras ayudas se cobrarán en el mes de diciembre.

La ayuda se podrá solicitar en las oficinas y en las páginas web de la Agencia Tributaria o de la Tesorería General de la Seguridad Social, desde las que también se puede descargar el impreso de solicitud. Además, se han habilitado dos teléfonos de información: 900 166 565 (Seguridad Social) y 901 121 224 (Agencia Tributaria).

La vicepresidenta del Gobierno, Maria Teresa Fernández de la Vega, aseguró el pasado viernes que el objetivo es que el trámite para recibir esta prestación sea un sistema lo más sencillo posible: se tratará de una "ventanilla única" que aproveche los sistemas que actualmente ya se utilizan para otras prestaciones.

El Gobierno "se ocupa y preocupa de las familias", señaló la vicepresidenta. "Prueba de ello es la universalización" de esta prestación, que es acumulativa y "en ningún caso anula otras prestaciones", explicó.

La ayuda por los hijos nacidos antes de que la ley sea aprobada definitivamente por el Parlamento se percibirá en el mes siguiente a su entrada en vigor; y en el caso de los nacimientos posteriores, en el mes siguiente al del parto o la adopción.

La nueva prestación es "universal y acumulativa" y la recibirán todas las familias con residencia legal en España, por lo tanto no anula otras medidas o ayudas existentes.

Para poder percibir esta prestación, los padres no españoles deberán acreditar dos años de residencia legal en España.