Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La localidad vasca de Amurrio despide a la turista fallecida en Yemen en un emotivo funeral

El cadáver de María Asunción Vitorica será cremado mañana en el tanatorio de Llodio

Varios cientos de personas han despedido esta tarde en un emotivo funeral a María Asunción Vitorica, la última turista española fallecida como consecuencia del atentado en Yemen del pasado 2 de julio. La ceremonia se ha realizado en la celebrado en la Parroquia Santa María de Amurrio (Alava), quien era natural de esa localidad vasca, aunque vivía en Galdakao (Vizcaya). En Amurrio residen sus padres y la mayoría de sus siete hermanos, que han portado el féretro en una iglesia llena.

Han asistido al funeral, entre otros, la portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, el diputado general de Alava, Ramón Rabanera, el presidente de las Juntas, Juan Antonio Zárate, y el presidente del PNV alavés, Iñaki Gerenabarrena. Todos ellos han acudido a dar el pésame a la madre de la fallecida.

Una jornada en memoria de María Asunción

El funeral ha culminado una jornada en la que se sucedieron las concentraciones y muestras de cariño hacia la familia de María Asunción Vitorica. En su localidad natal, Amurrio, el Ayuntamiento aprobó por la mañana un texto de condena en el que exigió al Gobierno de Yemen el "esclarecimiento de los hechos" ocurridos el 2 de julio, día del atentado. Al mediodía, un par de centenares de personas acompañaron al alcalde, Pablo Isasi, y los ediles en una concentración silenciosa en memoria de la fallecida.

Al mediodía, además, hubo más concentraciones en otras localidades del país. En Vitoria, el lehendakari encabezó una concentración ante la sede del Gobierno vasco, tras la cual su portavoz, Miren Azkarate, dijo que ésta es también "una buena ocasión para condenar la violencia, porque lo único que genera es sufrimiento y nunca va a traer la solución ni a esta sociedad ni a otra".

En San Sebastián se celebraron también sendas manifestaciones ante el Ayuntamiento donostiarra y frente a la Diputación de Guipúzcoa, en las que participaron varias decenas de personas. En Bilbao, el alcalde Iñaki Azkuna encabezó la concentración silenciosa desarrollada en las escalinatas del Ayuntamiento, donde trabajaba la víctima, funcionaria municipal.

Mañana por la mañana tendrá lugar la cremación del cuerpo, en el tanatorio de la cercana Llodio, en un acto familiar y privado.

El avión que trasladaba sus restos llegó ayer por la tarde al aeropuerto madrileño de Torrejón de Ardoz, en un avión del Ejército ante la presencia de familia y representantes institucionales.