Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una productora británica prepara un nuevo 'reality' en el que los concursantes sean desfigurados

El objetivo es pagar una operación de cirugía estética a personas que sufren algún tipo de deformidad

La tele-realidad ha dado un paso más. Primero fue la idea de encerrar a personas en una casa y vigilarlos con cámaras, visto que el experimento -después de miles de sagas- quedaba un tanto soso; decidieron generar un entorno adverso y transportarlos a algún lugar perdido de la selva amazónica. No fue suficiente. Después fueron a por las personas con complejos, querían que experimentasen algún cambio radical que otro. Ahora el objetivo es otro, como asegura esta productora británica: buscar personas afectadas hasta tal punto que tengan miedo de salir de casa.

La productora británica, Rocochet, ya tiene experiencia en montar este tipo de "saraos". En su haber hay programas como 'Supernnany'. Según ha informado The Sunday Times, Rocochet se ha puesto en contacto con el doctor Peter Butler, que va a llevar a cabo en el Reino Unido el primer trasplante mundial de rostro completo, a fin de encontrar pacientes con deformidades faciales.

El concurso incluiría terapia para mejorar la autoestima

El diario británico asegura haber tenido acceso a un correo electrónico enviado el mes pasado por un productor de la compañía a la organización no gubernamental de Butler, llamada Face Trust. En el correo electrónico, el productor explica que con el programa quieren ofrecer a personas "que no son aptos para la Seguridad Social" por varias razones, como restricciones presupuestarias, "no sólo una opción quirúrgica gratis, sino un plan de terapia en grupo que mejore su autoestima".

El doctor Butler, jefe del equipo de cirujanos del hospital Royal Free de Hampstead, ha expresado su "profunda preocupación" por la iniciativa. "Tenemos que ser muy cuidadosos para evitar explotar a algunos de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad", indicó al The Sunday Times. También la organización no gubernamental Changing Faces, que trabaja con personas desfiguradas, recibió una solicitud similar en abril pasado. Su fundador confirmó que fueron contactados en busca de "colaboradores para este programa, lo que significa que las personas con desfiguraciones pueden ser buenos candidatos". La polémica suscitada con este nuevo programa coincide con la generada por el programa emitido en Holanda en el que una enferma de cáncer incurable tenía que elegir entre tres candidatos a quién donaría uno de sus riñones y que resultó ser en realidad un montaje para concienciar sobre la cesión de órganos.