Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La Reina: "No tenía ni idea de que fuera a llamarse Sofía"

Personalidades visitan en la clínica Rúber de Madrid a la nueva infanta, que recibe sus primeros regalos

La Reina, que ha asistido esta tarde en Barcelona a la celebración del quinto cumpleaños de Miguel, el tercer hijo de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín, ha asegurado que no tenía "ni idea" de la intención de los Príncipes de Asturias de llamar Sofía a su segunda hija. La Reina se ha acercado esta mañana por segunda vez a la clínica Rúber Internacional de Madrid para ver a su nueva nieta y a su nuera. Ha sido la primera en un día ajetreado en el centro hospitalario, con visitas de personalidades para expresar su felicitación a los padres. El Rey acudirá mañana a la clínica. Y al tiempo que las visitas, numerosos regalos para la recién nacida.

A preguntas de los periodistas antes de la celebración de la fiesta organizada por el cumpleaños de su nieto Miguel, Doña Sofía ha declarado que la nueva infanta "no es llorona" y que los príncipes y su segundo retoño han pasado la noche "estupendamente". Por su parte, la Infanta Cristina ha dicho que el Príncipe de Asturias "está encantado" con su nueva hija y ha añadido que Don Felipe "está deseando que vayan los niños a conocerla y así poder felicitar a Miguel", de quien además es padrino. "Hemos podido hablar con el príncipe y dice que es una monada", ha agregado Doña Cristina, que también ha reconocido que "tenemos que organizarnos con los niños para poder conocer a la primita".

En su visita de esta mañana a la clínica Rúber, que ha durado una hora y media, la Reina ha podido comprobar que el interés de los medios de comunicación sigue concentrado a las puertas de la clínica, con numerosos informadores a la caza de la instantánea o la declaración de las personas que visitan a la nueva infanta. Además, desde primera hora de la mañana comenzaban a llegar al centro hospitalario centros de flores y canastillas, así como algunos peluches, globos y otros juguetes para la infanta y su madre, con el remite de partidos políticos y otras organizaciones e instituciones. En una de estas cestas era visible el nombre del presidente del PP, Mariano Rajoy.

La de la Reina ha sido la primera visita de hoy a la nueva infanta, tras las de ayer de la propia Doña Sofía y de la madre de Doña Letizia, Paloma Rocasolano, que hoy también se ha pasado a ver a su hija. El Rey, que está fuera de Madrid, se acercará mañana a la clínica a conocer a su octava nieta. También se está a la espera de que acudan las hermanas de Don Felipe y otras personalidades.

El nombre de la abuela

Esta vez se sabía que era niña, por eso las quinielas en esta ocasión estaban reservadas para la elección del nombre. El apelativo de Sofía es un homenaje de los Príncipes de Asturias a la Reina, sobre todo de la princesa, que ya reconoció en su día el "impagable apoyo" de su suegra en su adaptación a su nueva vida como esposa del futuro rey.

La Infanta Sofía nació ayer por cesárea a las 16.50 horas, cuatro horas y media después de que su madre ingresara en la Rúber con contracciones. Pesó 3.310 gramos y midió 50 centímetros, un poco más delgada que su hermana Leonor cuando nació y un poco más alta.

Como ya se hizo en aquella ocasión, el nacimiento de Sofía se anunció con un mensaje de teléfono móvil: "Prensa Zarzuela. 17,28 h. S.A.R la Princesa de Asturias ha dado a luz a una niña". La niña había nacido media hora antes, pero Don Felipe anunció el alumbramiento antes a su familia que a los informadores. A la Reina tuvo que avisarla por radio, ya que se encontraba volando de regreso de Moscú, donde había acudido a las exequias del músico ruso Mstislav Rostropovich, un gran amigo.

La nueva infanta de España, segunda hija de los príncipes de Asturias y octavo nieto de los Reyes, al igual que su hermana Leonor, recibirá el tratamiento de Alteza Real y ocupa la tercera posición en el orden de sucesión al trono. Será inscrita en los próximos días en el Registro Civil de la Familia Real. Será el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, quien levantará acta del nuevo registro.

Células madre de la Infanta Sofía se conservarán en dos bancos de sangre de cordón umbilical, uno público y otro privado. Las de Leonor están, congeladas a 196 grados bajo cero, en un banco de sangre de Tucson (Arizona, Estados Unidos).