Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imaz emplaza a Batasuna a "dejar el paraguas de ETA" y hacer política

La celebración del Día de la Patria Vasca ha estado condicionada por el nuevo pronunciamiento de ETA, el fracaso del proceso paz y las elecciones municipales y forales de mayo

Bilbao / San Sebastián

Con la noticia de un nuevo comunicado de ETA, en el que no renuncia a la violencia pero promete "asumir compromisos" con la paz si cesan los "ataques contra Euskal Herria" por parte del Gobierno, los partidos y sindicatos nacionalistas han celebrado hoy el Aberri Eguna (Día de la Patria vasca) divididos y con las elecciones municipales y forales de mayo como telón de fondo. Así, PNV y EA han ofrecido sendos mítines en Bilbao y Gernika, mientras que Batasuna, Aralar, ELA y LAB se han sumado a la marcha convocada por un grupo de ciudadanos entre Irún y Hendaya (Francia) para reivindicar un Aberri Eguna "unitario".

La Plaza Nueva de la capital vizcaína ha vuelto a ser esta mañana el escenario elegido por el PNV para celebrar esta cita bajo el lema Euskadi egin behar dugu (Tenemos que hacer Euskadi) con un acto político en el que han intervenido el lehendakari, Juan José Ibarretxe, y el presidente de esta formación, Josu Jon Imaz. El jefe del Ejecutivo vasco ha lamentado que los terroristas no hayan aprovechado la entrevista en Gara para decir "lo que la sociedad vasca quiere oír: que la violencia se ha acabado para siempre" en lugar de afirmar que ésta "puede continuar y que están reorganizando comandos".

Imaz, por su parte, ha considerado que su partido "ha aguantado demasiado" a la izquierda abertzale y ha pedido a Batasuna "que se olviden de nosotros, que no nos mareen, ni nos enreden". Asimismo, ha recordado la foto de Arnaldo Otegi en un acto en Oiartzun tapado por el paraguas que portaba el supuesto miembro del comando Donosti, Sergio Lezkano. "Ese es el problema de fondo, que Batasuna tiene que hacer política sin el paraguas de ETA, que dejen el paraguas de ETA, que hagan como todos los demás, que salimos sin paraguas, que nos mojamos. Que hay que mojarse por construir este país", ha enfatizado.

Restaurar el proceso de paz

Por su parte, la presidenta de EA, Begoña Errazti, ha pedido la disolución de ETA y la entrega de sus armas y ha denunciado el "cinismo" de la banda armada por defender el asesinato "en pro de los derechos nacionales del pueblo vasco". Errazti ha hecho este emplazamiento a la organización terrorista en la localidad vizcaína de Gernika, donde todos los años celebra EA este día.

En su intervención, ha denunciado la "desverguenza y cinismo" de ETA por defender el "asesinato y el chantaje en pro de los derechos nacionales del pueblo vasco". "ETA no es un agente político, no lo ha sido, no le vamos a dejar ser, que ETA se disuelva, que ETA negocie con el Gobierno español, que entregue las armas definitivamente", ha añadido.

Miembros de Batasuna y Aralar han estado presentes en la marcha que ha unido Irún con Hendaya bajo el lema Zazpiak bat. Nazioa gara. Etorkizuna gure esku (Siete provincias en una. Somos nación. El futuro en nuestra mano), y que ha sido organizada por un grupo de 31 ciudadanos, entre los que se encuentran una de las promotoras de Abertzale Sozialisten Batasuna y miembro de Batasuna Marije Fullaondo. En Irún, el secretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga, ha calificado de "positiva" la posición de ETA de "querer asumir nuevos compromisos para llegar a un escenario de no violencia" y, en este sentido, ha pedido al Ejecutivo que valore esta postura de la banda armada. "Es un paso positivo y debería ser recogido así por el Gobierno", ha dicho.

El dirigente de Batasuna Arnaldo Otegi ha asegurado que el contenido de la entrevista a ETA supone una "invitación al acuerdo y al proceso" de paz y evidencia la "predisposición" de la organización terrorista a "renunciar" a responder con violencia a los supuestos ataques que sufra. Además, unos 2.500 jóvenes del entorno de ETA han concluido en Llodio (Álava) la marcha iniciada el miércoles en otro municipio alavés para reivindicar la independencia del País Vasco.