Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llegó la primavera ¿Qué me pongo?

Los elementos indispensables que no podrán faltar en ningún armario esta temporada

Resumimos las prendas esenciales que no podrán faltar en ningún armario la primavera que asoma; los must have de los meses venideros, las propuestas más ponibles de lo soñado por las casas de costura.

Colores ácidos

Rosa chicle, amarillo canario y fosforescentes. Algunas visionarias como la actriz Michelle Williams llevan luciendo amarillo desde hace varias alfombras rojas pero no ha sido hasta la temporada la primavera-verano 07 que los modistos se han animado a multiplicar las propuestas de la gama del pantone. No es que sean el nuevo negro (el color fetiche del momento) pero muchos diseñadores los han elegido para colorear sus colecciones. Además, aunque en un principio puedan resultar chocantes, hay que tener en cuenta que con el moreno, favorecen...

Un par de peep-toes

Las glamourosas reinas del celuloide de los años 30 Greta Garbo y Rita Hayworth eran devotas de este tipo de zapatos que dejan al descubierto la parte delantera de los pies. El modelo reapareció brevemente en los años 80 para volver a esfumarse y emerger ahora como el zapato más elegante y sexy de la temporada. Para lucirlos como se merecen, hay que hacerse una pedicura con laca de uñas en rojo.

Un vestidito Baby Doll

Inspirado en los camisoncitos infantiles que lucía una joven y sexy Carroll Baker en la película de Elia Kazan Baby Doll, en 1956, es un vestidito de corte imperio, que a menudo se confecciona en gasa y encajes. (En inglés, baby doll, es un niño que todavía anda a gatas). Es una de las grandes apuestas de la temporada.

Minivestidos

Son la versión menos sexy del Baby doll. Muy cortitos y a menudo con cuello baby, también tienen un referente cinematográfico: Mia Farrow en La Semilla del diablo. Se pueden llevar con leggins (mallas) debajo o solos. Con bailarinas para completar la estampa aniñada, o con sandalias para darle un toque más desenfadado. Puede que sea el más imprescindible entre los imprescindibles.

Sandalias con Cuña

Un martirio para las que no saben andar con tacones. Puede que incluso más que las afiladas agujas que llevan adosados muchos modelos de zapato. Pero, además de elevar la altura del que los lleva casi un palmo, son el complemento perfecto para lo que viene. Hay una gran variedad de propuestas y de materiales: corcho, esparto, madera... Se pueden llevar con todo. Preferiblemente, con calcetines gorditos debajo (sí, lo mismo que los ingleses que se pasean por Benidorm).

Maxipantalones

Kate Moss ha comenzado a llevarlos así que lo mejor es ir asimilando que el reinado absolutista de los pitillos no va a durar para siempre. Las cinturas vuelven a situarse en la cintura (y no en la cadera, como ahora) y las perneras multiplican su ancho. Los que se llevan ahora tienen un aire a los pantalones de veraneo que popularizó Coco de Chanel hacia 1930.

Monos

Un toque masculino en el armario. Deconstruidos y deformados, reinventados por los modistos, piden ser combinados con prendas femeninas y superposiciones. Unas sandalias con plataforma son el calzado que mejor combina.

Volumen

Los diseñadores no han ahorrado tela en las mangas y faldas abullonadas, redondeadas de volúmenes. Es una tendencia que ya causó sensación durante la anterior temporada y que ahora cobra firmeza y teatralidad.

Blancos

Es el color comodín de la temporada. Combinado con amarillo o con detalles en negro, pero sin robarle protagonismo, es uno de los colores clásicos del verano. Los tejidos calados ofrecen su mejor versión y son los que más han destacado en las pasarelas.

Bañadores retro

Jubila tus socorridos bikinis de triangulito. Ahora lo que se lleva son los bañadores retro, anudados al cuello y bajitos de muslo, al más puro estilo Marilyn Monroe. Con sus pros y sus contras. En la playa, te diferenciarán del resto, pero de la tripa blanca no te libra nadie.