Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Varios artefactos estallan en una estación de tren de Barakaldo

El ataque de 'kale borroka' obliga a interrumpir durante toda la noche el servicio ferroviario, que ya se han reanudado

Destrozos en el interior de la estación de Renfe en Luchana.
Destrozos en el interior de la estación de Renfe en Luchana. EFE

Varios artefactos incendiarios han explotado la pasada noche en la estación Luchana de Renfe en la localidad vizcaína de Barakaldo. Este grave ataque de kale borroka, que se produce horas después de la detención de 18 miembros de Jarrai condenados por el Tribunal Supremo, no ha causado víctimas, pero sí ha un incendio e importantes daños materiales. El servicio de tren entre Bilbao y la Margen Izquierda se ha reanudado esta mañana tras permanecer suspendido varias horas. La Ertzaintza realiza una "inspección a fondo" en la estación para determinar el tipo de explosivo y el número de bombas caseras empleadas.

La deflagración se ha producido sobre las 00.30 y, si bien no se han registrado heridos, sí ha causado importantes daños materiales en el edificio de una altura situado a la entrada de la estación. Dos dotaciones de bomberos se han desplazado hasta el lugar, la calle Obispo Padre Olaetxea, en el barrio de Luchana, para sofocar las llamas, que han alcanzado el tejado del inmueble y que han provocado el corte circulatorio en la zona.

Un edificio histórico

Poco después de las 4.00 han logrado sofocar las llamas. Desde primera hora de la mañana, la Ertzaintza se encuentra en el recinto poder determinar con exactitud el número de artefactos colocados, así como el tipo de explosivo y su naturaleza. El servicio de tren entre Bilbao y la Margen Izquierda ha comenzado a las cinco de la mañana, su hora habitual, aunque funciona con retrasos de entre 10 y 15 minutos.

Fuentes de Renfe han informado de que la estación permanece cerrada y sin personal por la noche, por lo que las personas que colocaron el artefacto han tenido que forzar la entrada. Sobre la autoría del suceso, un portavoz del Ejecutivo vasco ha dicho que no ha habido reivindicación alguna. El alcalde de la localidad vizcaína, el socialista Tontxu Rodríguez, ha lamentado la explosión de los artefactos, al parecer caseros, y ha admitido que los daños materiales son de importante consideración.

El regidor ha explicado que se han hallado puertas y ventanas a más de diez metros de la estación, un edificio histórico, lo que apunta a que la explosión ha sido "considerable". El edil ha indicado que la Policía local recibió sobre las 00.50 una llamada de un vecino de la estación en la que informaba de una explosión. Minutos después, al parecer, estallaba otro artefacto. Anteriormente, la Ertzaintza había señalado que los aparatos incendiarios eran tres, aunque aún se están investigando los hechos.

Artefacto desactivado en Llodio

Rodríguez ha añadido que el incendio causado por las explosión ha causado daños importantes en el vestíbulo de la estación. Varios cascotes han caído a la vía del tren dañando la fibra óptica que contiene en su interior. Rodríguez ha recordado que éste es el tercer ataque contra la estación y también el más grave de todos ellos. En todo caso, ha pedido "cautela" antes de señalar a posibles culpables. "Pero éste no es el camino para la paz y la libertad. Así sólo se consigue entorpecer la vida diaria de los ciudadanos", ha añadido.

Por otro lado, la Ertzaintza ha retirado esta mañana un artefacto de fabricación casera que uno o varios desconocidos habían dejado en un cajero automático de una entidad de ahorro en la localidad alavesa de Llodio y que no ha llegado a hacer explosión. Además, unos desconocidos han atacado con dos botellas incendiarias un cajero automático de Caja España en la localidad navarra de Huarte. Causó daños "mínimos" ya que no llegó a deflagrar y únicamente quedó algo ennegrecido el cajero.